AGENCIA REFORMA
Madrid.- Y finalmente el Santiago Bernabéu fue la sede para el festejo millonario.

En un partido poco brillante, River Plate vino de atrás para derrotar 3-1 a Boca Juniors en la vuelta de la Copa Libertadores y dejar un global de 5-3.

Bastó un golazo de Juan Quintero al minuto 109 para terminar con una larga polémica del torneo sudamericano y dar rienda suelta a los festejos de los hinchas de River Plate.

El 1-0 lo hizo Darío Benedetto a los 44 minutos, luego de una contra que terminó en las redes tras la gran definición del delantero, quien venció con la pierna derecha en la salida a Franco Armani.

En el complemento, los xeneizes salieron mentalizados para manejar el partido y jugar con la desesperación de los millonarios.

Sin embargo, al 68 llegó Lucas Pratto dentro del área y definió con derecha cruzado, tras un centro de Ignacio Fernández, quien realizó una vistosa pared con Exequiel Palacios.

Los minutos restantes fueron de agobio para Boca, que luchaba para no fallar una vez más atrás mientras apostaba a la contra de sus dos puntas.

Al 89, un viejo conocido del Real Madrid entró al terreno de juego: Fernando Gago, en relevo de Pablo Pérez, quien estaba amonestado.

Ya en el agregado, Boca Juniors quedó en desventaja numérica, tras la segunda amarilla de Wilmar Barrios, que había sido amonestado al 87.

El júbilo millonario se desató tras el zapatazo del colombiano Quintero, quien recibió y en un movimiento logró colocarse para pegarle con zurda y ponerlo lejos del alcance del portero Esteban Andrada.

Ya con un cuadro xeneize totalmente desesperado, llegó el tercero, y fue Pity Martínez, quien ya sin portero, se enfiló al arco rival para “matar” cualquier esperanza de Boca, equipo que antes había mandado un remate al poste de Armani.

Es el cuarto título de los millonarios en la Libertadores.

Comentarios