Todos tenemos un cuentacuentos: narrador

452
cuentacuentos

Jorge Roldan explicó lo que significa esa figura, que siempre busca atrapar la atención del espectador con una historia

SANDRA FRANCO / HERMANN RAMÍREZ
Mineral del Monte

Jorge Roldan Uribe es un narrador que, dentro del área de las artes y aprovechando su experiencia en la docencia y las ciencias computacionales, tiene el don de la palabra y es, además, un cuentacuentos.
Roldan Uribe explicó en entrevista lo que significa esa figura, que siempre busca atrapar la atención del espectador con una historia.

“Creo que un buen docente necesita tener las cualidades de un buen cuentacuentos, que es esta figura que se encuentra en todo ámbito humano, que conoce historias y la forma de compartirlas es comentándolas.”

Según el docente, en la antigüedad era el sabio del pueblo, en la Edad Media eran los juglares y trovadores que iban de lugar en lugar no solo comentando historias, sino además noticias.

“En México lo más probable es que haya habido alguien que se le designara como el cuentacuentos; en la República mexicana, sobre todo en las comunidades rurales, existen personas que están asignadas a eso, ser receptora de leyendas y mitos.”

Aunque es muy difícil saber en dónde surgen en el país, su origen puede remontarse con las primeras manifestaciones de una comunidad, hoy en día persisten cada vez menos ese tipo de personajes.

“Creo que es un patrimonio cultural que está en gran riesgo, porque desgraciadamente es cuestión de tiempo para que mucho de ese legado se pierda.”

Dijo que aunque hay narraciones que se incluyen en libros de texto gratuitos y demás, no son todas, ya que algunas aluden a cuestiones religiosas de los pueblos y no están incluidas.

“Muchas de estas narraciones algunas veces son tomadas como simple folclor, pero para otras personas son sus piedras fundacionales y raíces.”

Considera que muchos de los enemigos de la lectura son enemigos de los cuentacuentos y la nueva era digital contrarresta el hábito de leer, “es como un enajenamiento hacia estas nuevas tecnologías, es un problema quizás general”.
Mencionó que en México hay pocos espacios que promueven esa práctica y en Hidalgo todavía hay menos; la mayoría aluden al área privada como una cafetería, librería o en ferias del libro.

“El gobierno del estado, por ejemplo, solo tiene una semana, que es el Encuentro de Oradores, entonces sería difícil puntualizar qué espacios trabajan para hacer de esta actividad una opción constante.”

Subraya que en Latinoamérica se ha empezado a dar una apertura mayor, sobre todo en el cono sur, un ejemplo de ello es Colombia, que aminoró lo terrible de la guerrilla dando más espacio a la cultura.

“Pienso que la proyección a futuro de esta figura es buena, sobre todo en la región del Valle del Mezquital, por tener esta presencia hñahñu, a mí me gustaría creer que el escenario real sería que el cuentacuentos tuviera un espacio formal y que no solo sea el maestro frente a grupo que un día les leyó un cuento.”

Puntualizó que un buen panorama sería que se diera mayor difusión a esas figuras, asimismo destacó que para ser un cuentacuentos a veces no se necesita prepararse, sino tomar el hábito de lectura para construir historias.

Creo que es un patrimonio cultural que está en gran riesgo, porque desgraciadamente es cuestión de tiempo para que mucho de ese legado se pierda”

 

Jorge Roldan Uribe
Narrador y docente

No votes yet.
Please wait...

Comentarios