Ni el Palacio de Gobierno se salvó de la fuerte lluvia de esta tarde y noche en la capital hidalguense. Trabajadores utilizan recogedores para sacar el agua que se metió al sótano de la sede del ejecutivo estatal hidalguense.

Comentarios