Pachuca

María fue torturada por el comandante y agentes de la actual Policía de investigación de la Procuraduría General de Justicia de Hidalgo (PGJEH) para que aceptara ser responsable de un homicidio y después de casi tres años de permanecer recluida en un penal de Tenango, fue liberada porque el Ministerio Público no comprobó su culpabilidad.

Los agentes la golpearon para que se declarara culpable del homicidio de su esposo, sin embargo ella argumentó que tenía ocho años que no vivía con él. “Se salió de mi casa porque era alcohólico, tomaba mucho y me maltrataba a mí y a sus hijos, física, moral y económicamente”.

María fue detenida en noviembre de 2013 y absuelta en septiembre de 2016. Y aunque la sentencia fue apelada por la agente del Ministerio Público, su inocencia quedó confirmada, luego de años de una lucha legal.
Así lo documentó la Comisión de Derechos Humanos de Hidalgo (CDHEH) en su más reciente recomendación dirigida al procurador Ramiro Lara Salinas, a quien pide iniciar procedimientos contra los agentes de investigación que torturaron a María.
También recomienda dar cumplimiento a la reparación integral del daño, por las violaciones a los derechos humanos, de acuerdo con los estándares nacionales e internacionales.
El expediente que puede ser consultado en la página de Internet de la comisión no menciona el nombre de la mujer que fue golpeada por los agentes, sin embargo este diario decidió usar el de María con la finalidad de dar a conocer la recomendación.

“Me echaban agua
sucia en la nariz”

Cuando María salió de su trabajo en la primaria de Damó, Tenango, el 19 de noviembre de 2013, tres judiciales descendieron de un vehículo blanco y empezaron a golpearla en la cabeza con un arma.

“Me aventaron adentro del carro, me cubrieron la cabeza con mi suéter, me llevaron a Pachuca, al momento que me detuvieron les pedí que me mostraran la orden de aprehensión y también me negaron el derecho a una llamada”, narra el expediente.

A María le amarraron las manos hacia atrás, además de los pies. La tenían tirada en el piso y le lanzaban cubetas con agua sucia en la nariz y la golpeaban. También la amenazaban con matarla y a sus hijos si no firmaba lo que los agentes querían.

Señala la CDHEH: “Es de llamar la atención que una sola mujer debía ser sometida por cinco personas debidamente entrenadas”.

La comisión constató que los agentes retuvieron a María más tiempo del necesario y no justificaron las más de cuatro horas que tardaron en presentarla ante la autoridad competente.
Con los golpes y malos tratos físicos que recibió María, los agentes buscaban información o una confesión de la detenida respecto de un hecho posiblemente constitutivo de delito, en este caso del homicidio de su esposo.
El 23 de enero de 2015, Arturo Hernández Oropeza, juez mixto de primera instancia en Tenango, informó a la comisión que María acusaba tortura durante su detención, por lo que el organismo inició una queja el 6 de febrero de 2015.
La CDHEH entrevistó a los agentes de investigación, quienes incurrieron en contradicciones al justificar cómo la detuvieron. Y personal de la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México aplicó en el penal de Tenango el protocolo de Estambul a María y comprobó que sufrió malos tratos.

Dado el tiempo transcurrido entre los hechos de tortura y el examen psicológico realizado a María (un año y cinco meses), “se puede establecer que presentaba embotamiento emocional, disminución de la autoestima y desesperanza ante el futuro”.
Durante su reclusión, María no tenía “contacto directo con su red de apoyo”, por lo que perdió “el papel familiar como proveedora y su papel social como trabajadora. Estos factores impactaron sus reacciones psicológicas.
“En el presente asunto se concluyó que los hechos violatorios consistentes en tratos crueles, inhumanos y degradantes sí se acreditaron”, apunta la CDHEH.

Detalles

Ley para Prevenir, Sancionar y Eliminar la Tortura y el Uso Excesivo de la Fuerza por Funcionarios Encargados de Aplicar
y Hacer Cumplir la Ley en Hidalgo

  • Artículo primero
    Queda prohibida en Hidalgo cualquier forma de tortura o abuso de autoridad por uso excesivo de la fuerza que vulnere los derechos humanos tutelados
  • Artículo quinto
    Se considera que existe tortura, cuando un servidor público o funcionario encargado de aplicar y hacer cumplir la ley, actuando con ese carácter o aduciendo su cargo, por sí o a través de un tercero, ordene, instigue o induzca para infligir intencionalmente a una persona a quien se atribuya o compruebe la realización de una conducta tipificada como delito
  • I.- Dolores y sufrimientos
    graves, físicos o mentales, con el fin de obtener de ésta o de un tercero, información o una confesión, o castigarla por un acto u omisión que haya realizado o sospeche que haya cometido
No votes yet.
Please wait...

Comentarios

SHARE
Artículo anteriorExige CNTE sacar “mano negra” de SNTE
Artículo siguienteInicia proceso de renovación​ SNTE, cierran bulevar Felipe Ángeles y Av. Universidad
Víctor Valera
Egresado de la UAEH, reportero en Hidalgo desde 2007. Cuando inició a reportear en diarios locales, cubrió organizaciones campesinas y protestas sociales. Actualmente cubre la fuente política y Congreso local. [email protected]