Trabaja equipo mexicano con histórico proyecto arqueológico en Israel

412
Israel
Han participado 143 nacionales; el grupo es dirigido por Marcela Zapata

Ciudad de México.- Dirigido por la arqueóloga Marcela Zapata Meza, de la Universidad Anáhuac, un equipo mexicano trabaja en el proyecto Magdala, en Israel, donde hizo el descubrimiento calificado por autoridades israelitas como uno de los más importantes de las últimas décadas.
Se trata de cuatro baños de purificación a orillas del mar de Galilea, también conocido como mar o lago de Tiberíades, en el poblado de Magdala, donde nació y vivió el personaje bíblico María Magdalena y anteriormente se halló la sinagoga del lugar, otro relevante descubrimiento arqueológico de los últimos tiempos.
En entrevista con Notimex, la especialista en arqueología, historia antigua, filosofía y fenomenología de las religiones Marcela Zapata recordó que el equipo que encabeza inició sus trabajos en Magdala el 22 de julio de 2010, luego que la Autoridad de Antigüedades de Israel otorgó el primer permiso de ese tipo a un equipo mexicano.
Desde entonces han realizado seis temporadas de trabajo, las primeras tres de casi todo el año; en 2013 se hizo sobre todo trabajo de gabinete, es decir, clasificación, almacenamiento y laboratorio; en 2014 se estudió en el área cercana; y en los dos últimos años, en verano, se regresó a la excavación de las tres hectáreas adjudicadas.
Conforme a datos proporcionados por la especialista, en los seis años que lleva ese proyecto de arqueología bíblica, un total de 143 mexicanos han participado: ella, seis arqueólogos, 11 pasantes y 125 voluntarios.
Al contar, en las instalaciones del plantel sur de la Universidad Anáhuac, el origen y desarrollo de ese trabajo arqueológico bíblico, recordó que surgió luego del descubrimiento que otro equipo de trabajo realizó de la sinagoga del poblado de Magdala.
En un inicio la idea no fue abrir un nuevo campo de trabajo sino integrarse a uno, pero estando en el país de Medio Oriente surgió la idea de desarrollar un proyecto propio, acotó la egresada de la Escuela Nacional de Antropología e Historia, maestra en filosofía por la Anáhuac y candidata a doctora por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).
Lo anterior fue planteado a la Autoridad de Antigüedades de Israel, dirigida entonces por Yehoshua (Shuka) Dorfman; el trabajo se haría en un área de tres hectáreas propiedad de unos mexicanos.
Añadió que al regresar a México se lo planteó a autoridades de la Anáhuac, quienes dieron su aprobación, asimismo recibió el reconocimiento y apoyo de la también arqueóloga mexicana Linda Manzanilla Naim. Además, la UNAM también dio su respaldo.
Mediante Manzanilla Naim, en el proyecto se involucró al Laboratorio de Prospección Arqueológica del Instituto de Investigaciones Antropológicas de la UNAM, a cargo del doctor Luis Barba. En mayo de 2010 obtuvieron la licencia para trabajar y en junio ya estaban en Israel, comentó.

Comentarios