Son jóvenes y trabajan en las calles; su oficio: malabaristas. Cualquiera pensaría que la falta de oportunidades los ha obligado a ganarse el sustento en los cruceros, en largas jornadas bajo el Sol, pero no es así.

Comentarios