Se asoma una luz de esperanza para aquellos derechohabientes que vieron truncadas sus aspiraciones de hacerse de una vivienda propia tras el recorte a los subsidios federales al inicio de la actual administración federal. Los desarrollares inmobiliarios también toman un respiro. Y es que más de 50 mil hidalguenses con ingresos de hasta 7 mil pesos podrán acceder al programa de aumentos de montos máximos de crédito anunciado por el Infonavit. ¿De qué va? El instituto lanzó el programa Con 7 mil sí, una apuesta para que los trabajadores que ganan menos ingresos tengan mayor capacidad de crédito con el fin de que puedan comprar una vivienda de mayor calidad. Frente a la drástica caída de los subsidios, Hidalgo no alcanzó la meta establecida de créditos a ejercer en 2018. El porcentaje de colocación fue de 91.24 por ciento, equivalente a 10 mil 727 financiamientos. En ese contexto, el presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de Vivienda Hidalgo Guillermo Juárez González consideró que el gobierno federal debía generar certidumbre al sector. El nuevo programa es una respuesta indirecta a esa solicitud. No obstante, Juárez González reconoció en mayo pasado que debido a la falta de disponibilidad de subsidios, entre otros factores, para el segundo semestre de 2019 no se habrá cumplido la meta de colocar al menos 50 por ciento de los créditos Infonavit. El nuevo esquema de financiamiento será acorde a la capacidad de compra de los trabajadores que ganan hasta 7 mil 191 pesos, y además fortalece la colocación de vivienda de interés social y por ende dinamiza a una mermada industria de la vivienda. Dicho programa revitaliza los ánimos de los que menos ganan, que a diferencia de los subsidios, que eran una bolsa disponible solo para algunas entidades del país, ahora se trata de una medida nacional que no está limitada a una cierta cantidad de recursos. Uno de los problemas que enfrentan los trabadores para hacerse de su patrimonio son los bajos salarios, sin embargo, una vez alcanzado el puntaje requerido para acceder al crédito se enfrentan con otra muralla impasable, el alto costo de las viviendas. Derechohabientes, cuyo salario es de 5 mil pesos, recibían crédito del Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit) por 300 mil pesos, con el programa les prestarían hasta 340 mil. Una buena noticia para los de abajo, la base trabajadora siempre olvidada. De filón. La mala noticia es que la actividad delincuencial en Hidalgo se diversifica; la buena es que el estado no está “de la chingada”.

Comentarios