Inicio Especiales Historia de la UAEH Transgresión y educación, siglos XVI-XIX

Transgresión y educación, siglos XVI-XIX

515

Se trata de una obra colectiva, producto del seminario permanente Religión y Sociedad de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) y de la Facultad de Estudios Superiores de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) que sesiona periódicamente desde 2014. Contiene 10 trabajos enmarcados en dos líneas temáticas: transgresión y educación, tomando en cuenta que la religión ha establecido normas de conducta en las diversas sociedades a lo largo de la historia, y la mexicana no es la excepción.

Felipe Durán Sandoval y L Elena Díaz Miranda conducen al lector con un estudio introductorio que ubica al texto temporal y parcialmente en la Nueva España y el México Independiente con las creencias religiosas y las transgresiones cometidas contra las mismas.

Sobre el término religión, usado en esta edición, los autores advierten que resulta limitante. Observamos que el fenómeno religioso puede ser el punto de encuentros y desencuentros de las ideas, los sentimientos y las prácticas sociales cotidianas, pero debido a la complejidad de su naturaleza interna, su arraigo en lo más profundo de las personas, se convierte en estructuras sólidas que son polisímbolas, y que su cambio y evolución pueden demorar siglos o ser vertiginosos, dependiendo de los fines e intereses de los individuos o sociedades involucradas. Suman a esa advertencia que resulta imposible saber de las coincidencias de estos sistemas de creencias, pues la unión y cohesión de grupos se acentúa, promoviendo y fortaleciendo la identidad.

Afirman que más allá de las directrices que las instituciones religiosas y civiles establezcan como prácticas para ser asumidas y adoptadas por los grupos sociales, estos serán quienes finalmente las adaptarán a sus intereses sociales o culturales.

Los españoles establecieron en sus dominios americanos un orden político y social con tradiciones, imbuidas de un espíritu religioso. Debido a ello, la Iglesia tuvo una influencia decisiva en la sociedad. En ese contexto, la transgresión fue vista como un factor de riesgo para su resquebrajamiento; en tanto, la educación fue un medio que permitía darle continuidad, inhibiendo conductas no deseadas.

La primera parte de la obra cuenta con trabajos que abordan casos de transgresión a los preceptos impuestos por la Iglesia. El trabajo de Julio César Morán Álvarez “Tezcatlipoca: de dios a demonio transgresor”, explica cómo algunos cronistas del siglo XVI vieron a Tezcatlipoca como la antítesis del Dios cristiano, debido a la dualidad de las cualidades “buenas” y “malas”, entre las que destacaron su crueldad y dureza de corazón para aplicar castigos, incluso decidiendo la muerte de los hombres.

“Un acercamiento a los casos de sodomía en la Nueva España, los cambios entre el siglo XVII y XVIII”, de Guadalupe Colmenero Zamora, aborda un tema poco estudiado dentro de la sexualidad novohispana. Debido a que el único medio permitido por la Iglesia para ejercer la sexualidad en el periodo virreinal era el matrimonio, se consideraba al sodomita como un personaje oculto, ya que sus prácticas eran clandestinas.

En su texto “La tentación de la carne en los confines del imperio hispánico: Un caso de solicitatio puerorum en Filipinas en la segunda mitad del siglo XVII”, Patricia Isaura Santiago Delgado se refiere a la “solicitación” como una grave conducta transgresora de los cánones religiosos y morales dictados por la Iglesia católica cuando los clérigos pedían favores sexuales a los penitentes en la sacralidad de la confesión, abalizando el caso de Francisco Tendilla, un fraile de Filipinas.

El estudio de Elena Díaz Miranda “Lujuria, soberbia, gula y otras transgresiones a la ley de Dios en algunos conventos femeninos novohispanos (siglos XVII y XVIII)” explora las formas de transgresión en que incurrían las monjas de los conventos novohispanos, ejemplificando casos de ostentación, protagonismo, pecados de la carne e incluso de rebelión.

La reseña de Transgresión y educación, siglos XVI-XIX continuará en la próxima entrega dominical. La publicación puede consultarse en las bibliotecas de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), en la librería Carácter de Ciudad del Conocimiento.
Leer y saber leer es lo único que nos puede llevar a ser mejores como individuos y como sociedad.

Te esperamos en la edición 31 de la Feria Universitaria del Libro (FUL), a realizarse del 24 de agosto al 2 de septiembre en el poliforum Carlos Martínez Balmori de la Ciudad del Conocimiento, donde seguramente encontrarás el libro que te interesa. Esperamos sus comentarios en la dirección electrónica: editor@uaeh.edu.mx.

Comentarios