EDGAR CONTRERAS / AGENCIA REFORMA
Ciudad de México.- El América está dispuesto a ceder a Cecilio Domínguez, el hombre clave en el triunfo de ayer por marcador 2-1 sobre Necaxa en el estadio Victoria.

En su debut en la Copa Mx, el paraguayo ingresó al minuto 54 en un partido complicado porque, pese a la dinámica, el cuadro azulcrema no podía culminar correctamente las jugadas en la última zona, y él se encargó de marcar el empate vía penal al 83 y de asistir a Henry Martín para la voltereta al 85.

El villano de la historia se llama Martín Barragán, delantero que ingresó al 73 y que cinco minutos después ya se enfilaba al vestidor por una plancha sobre Edson Álvarez, quien le hizo un sombrerito.

Hasta ese momento, el América no encontraba las correctas vías de acceso. El invicto de 21 partidos entre Liga y Copa estaba a punto de caer debido a ese letal cabezazo de Eduardo Herrera, quien le ganó la marca a Carlos Vargas tras un centro de Pedro Campos.

El Necaxa pudo matar de no ser por el portero Óscar Jiménez, quien desvió con la mano derecha un gran remate de Campos.

La acción más importante del América había sido el remate de Cristian Insaurralde al poste izquierdo, tras un centro de Cecilio, quien estuvo muy fino.

Llegó la desconcentración de Brayan Beckeles, quien empujó en el área a Insaurralde y cometió el penal que acertó el paraguayo Domínguez.
Un minuto después, Henry Martín estuvo cerca del empate tras un remate de chilena, pero al 85 no perdonó tras ese centro preciso de Cecilio.

Necaxa tuvo el empate, pero Edson Álvarez hizo una milagrosa barrida a remate de Eduardo Herrera, ya en la compensación del partido.

El próximo miércoles en la fecha tres de la Copa, América recibirá al Atlético San Luis.

Comentarios