Triunfa el Cejas en cierre de temporada taurina

612
toros
El matador hidrocálido exhibió su temeridad

Arturo Macías cortó tres orejas en la Vicente Segura

Pachuca

Arturo Macías el Cejas fue el triunfador de la última corrida de la Feria San Francisco Pachuca 2016 al cortar tres orejas a astados de la ganadería de Puerta Grande, en una plaza Vicente Segura casi llena que vivió la despedida del rejoneador Rodrigo Santos.
Pablo Samperio, por su parte, cortó un apéndice con el segundo y se llevó palmas con el primero. Xavier Gallardo, en su alternativa, obtuvo palmas y silencio al fallar con la espada. Rodrigo Santos fue ovacionado.

Gran tarde para el Cejas

El matador hidrocálido exhibió uno de sus sellos característicos: su temeridad. Con su primer toro de la tarde tuvo buenos momentos con la muleta, pero lo que le valió el aplauso del público fue su manera de pararse frente a los cuernos del toro y pegarle unos pases de rodillas frente a él.
Con la espada estuvo fino. Fue certera y la gente pidió las orejas inmediatamente. El juez primero le dio el saludo y después concedió una, ante el reclamo de los aficionados, que exigían las dos.
Su segunda faena fue similar a la primera. Otra vez parándose en la cara del burel, que mostró nobleza y no intentó embestirlo, y haciendo pases con las rodillas al suelo. Una estocada perfecta hizo estallar a la arena, pero el toro le puso nerviosismo al asunto y tardó unos minutos en caer, cuando finalmente lo hizo la afición pidió las dos orejas y el juez, que primero dio una, ante la rechifla, concedió las dos.

Samperio se va con una oreja

Pablo Samperio no tuvo mucha fortuna con su primer asado y falló con la espada, pero con el segundo las cosas mejoraron.
El hidalguense recibió a portagayola de buena manera y repitió el movimiento ante un astado que salió con enjundia de toriles. Samperio pegó buenos pases con el capote antes de la pica y eso le valió el aplauso del público. Con la muleta logró hilar algunos pases con la derecha y mantuvo su faena limpia. A la hora de matar no erró y lo hizo en su primer intento. El juez le dio el saludo, y posteriormente le concedió una oreja.

Se despide Santos

Al ritmo de “El toro y la Luna”, Rodrigo Santos brindó una vistosa faena con el segundo de su lote. Recortes en la cara del toro para poner las banderillas y el baile de sus caballos le valieron los oles de la afición.
El rejoneador estaba encendido y contagió a público con sus temerarios movimientos, que varias veces hizo que el asta del toro rozara a su corcel. Tras dar paso a los Forcados Amadores de Hidalgo, Santos fue directamente con el rejón de la muerte, pero falló dos veces sus intentos. Tomó la espada para descabellar y finalmente cayó el toro. Se fue con palmas.
Santos recibió un reconocimiento de Innovación Taurina porque era su despedida de la Vicente Segura antes de su retiro. Sonaron “Las golondrinas” y el rejoneador dio la vuelta al ruedo; con lágrimas en los ojos agradeció las muestras de afecto, regresó las prendas que la afición le lanzó al ruedo. “A mi manera”, interpretada por el grupo de flamenco que amenizó la corrida, le dio su último adiós, se hincó en el centro del ruedo, tomó un puño de arena y se lo llevó al corazón, y así se despidió.
Hubo otro adiós en la plaza. Un forcado de los Amadores de Hidalgo también dejó los ruedos y sus compañeros le rindieron honores con el paseíllo.

Comentarios