Triunfa Dear Evan Hansen en los premios Tony

165

Kevin Spacey
fue el anfitrión de la noche luego que otras varias celebridades rechazaron el trabajo

Nueva York

El emotivo musical sobre jóvenes forasteros, Dear Evan Hansen, fue el triunfador de la noche en los premios Tony celebrados el domingo en Broadway; al alzarse con el premio al mejor musical y otros cinco galardones que incluyeron mejor libreto, música original y actor, para su astro Ben Platt.
Era la segunda producción más nominada de la noche pero terminó primera, seguida por una reposición de Hello, Dolly!, protagonizada por Bette Midler, que obtuvo cuatro Tonys. Oslo, una meditación de tres horas sobre diplomacia, fue nombrada mejor obra.
Midler se llevó el trofeo a la mejor actriz y se negó a ser silenciada por la música en su discurso de aceptación, obligando a la orquesta a dejarla terminar. La noche fue indiscutiblemente de Dear Evan Hansen. El show se centra en un solitario joven de 17 años que fabrica una amistad previa con un compañero de clase que se suicidó.
Platt le agradeció a sus compañeros de reparto, a su equipo y su familia, llamó a sus padres sus héroes. Le envió un mensaje inspirador a los jóvenes: “Las cosas que los hacen raros, son las cosas que los hacen poderosos”.
Benj Pasek y Justin Paul, quienes recientemente obtuvieron el Oscar por la canción “City of stars” de la película La La Land, sumaron un Tony a su lista de reconocimientos por escribir las canciones de Dear Evan Hansen.
Kevin Spacey, quien fue nombrado maestro de ceremonias luego que otras varias celebridades rechazaron el trabajo, se rió de sí mismo en un número inaugural de 10 minutos en el que gradualmente se va sintiendo más cómodo pese a que teme que recibirá tuits desagradables.
Los chistes durante la gala aludieron tanto a demócratas como a republicanos. Colbert se burló del presidente Donald Trump como si se tratara de un show desde Washington con mal peinado y maquillaje que “terminará antes” debido a las reseñas negativas. Spacey, como Clinton, bromeó sobre las cuentas de correo electrónico falsas de su esposa.
Un año después de que Hamilton arrasó con la mayoría de los premios, Spacey señaló bromeando que los temas en Broadway esta temporada incluyeron infidelidad, suicidio, avaricia, el 11 de septiembre y la agitación económica.
No hubo fallas técnicas ni humanas, como las ocurridas recientemente en los Oscar, donde se anunció al ganador equivocado, o los Grammy, que tuvo problemas de sonido. Spacey se refirió a los contadores del espectáculo y dijo: “No tienen que preocuparse por ellos esta noche, para nada”.

Comentarios