Trótula de Salerno

778
Maria Elena Torres

“No podemos dejar que las percepciones limitadas de los demás terminen definiéndonos”
Virginia Satir

“No existen las distancias cuando se tiene un motivo”
Jane Austen

La edad media fue conocida también como medioevo o medievo, periodo histórico que surgió entre los siglos V y XIV, y precisamente, en esos siglos brotaron grandes acontecimientos en los ámbitos religiosos, políticos, culturales, tecnológicos e intelectuales que ayudaron a concretar lo que más adelante sería parte importante de la historia y que se le denominaría edad moderna y la cual daría forma específica a la edad contemporánea.

Esa edad tuvo una duración aproximada de un milenio, en la que la iglesia fue una de las principales protagonistas en las disposiciones políticas de esa época y que intervenía de forma autoritaria con los imperios y reinados en los diversos continentes durante mucho tiempo.

Cuantos años estuvo vigente, en realidad no se sabe con exactitud, en virtud de que los grandes historiadores no llegan a un acuerdo, lo que se puede afirmar es que fueron 11 los siglos que estuvo vigente (desde el V hasta el XV). Se inició al término de la edad antigua en el momento en que fue la caída del imperio romano occidental y de forma gradual de una edad a la otra surgieron diversos cambios económicos, políticos, ideológicos, sociales y culturales.

Llegó el cambio total del esclavismo por el feudalismo, dando aparición a los estamentos propios del momento y desaparece por completo la ciudadanía romana, también el centralismo del sistema romano y el teocentrismo cristiano y musulmán conquistó el protagonismo.

Terminando de esa forma el medioevo, que se representó con la caída del imperio Bizantino con la toma de Constantinopla por los turcos, apareciendo también en ese momento, la invención de la imprenta, iniciando así la edad moderna.

En el aspecto político, el feudalismo hizo presencia instaurándose como sistema político en la línea de tiempo de la edad media; los señores feudales, la realeza, nobleza y el clero fueron los que tenían una posición privilegiada, todos administraban las tierras. Dio paso a un tipo de sistema de cooperación entre ellos y hubo la distribución de riquezas y el poder, pero surgió la subordinación de los nobles y clero contra la monarquía. Cabe aclarar que el papado hizo presencia como realidad política, ante la necesidad de formar a los seguidores de Cristo.

En el medievo, surgieron tres grupos sociales predominantes independientes del rey: la nobleza, el clero y el campesinado. La nobleza en su mayoría eran los que poseían las tierras; el clero, grupo totalmente de la iglesia católica y ortodoxa, conformado por sacerdotes, monjes, obispos, abades y cardenales; y por último, el campesino o llamados siervos, siendo el grupo mayoritario de la población: artesanos, comerciantes ricos, labradores ricos, oficios liberales y soldados, los campesinos con tierras, pequeños comerciantes y funcionarios, los siervos, jornaleros, campesinos sin tierras y asalariados de oficios pobres; todos ellos marginados.

Se menciona un poco a la edad media porque la talentosa mujer vivió en esa época, al comenzar la alta edad media, ella es Trótula de Salerno, no se sabe cuándo y dónde nació, tampoco quienes fueron sus padres y vivió en una época donde el ejercicio de la profesión médica, para variar, estaba prohibido para la mujer, pues fue hasta el siglo XIV que se autorizó; pero la práctica de la obstetricia y los cuidados al niño en sus primeros años eran de exclusividad para las mujeres, por lo que Salerno fue la primera escuela médica no regida por religiosos y “desempeñó un papel crucial en la transición de la medicina monástica a la laica”. (P Donahue, 1985).

La primera escuela que permitió el acceso a la mujer para su formación médica y lograr titularse fue la Escuela de Salerno, no la limitaría en cuanto a las enfermedades propias de la mujer y el cuidado de los niños, al contrario, ampliaría el conocimiento en el ejercicio de la medicina general. En esa escuela surgieron cinco mujeres de diferentes nacionalidades, destacando Trótula, quien ocupó un lugar perceptible en la historia de la escuela, específicamente en el área de ginecología y obstetricia.

Trótula vivió en Salerno, ciudad italiana, ubicada en el sureste de Nápoles en la bahía de Pestum, aproximadamente entre los siglos XI y XII, impartió la cátedra de medicina en la escuela de medicina se casó con el médico Johannes Plaaterius, quienes procrearon dos hijos: Matthias y Johannes; perteneció a la nobleza, su familia fue de los Di Ruggiero. La vocación médica fue siempre en favor del sector más desprotegido: las mujeres, invariablemente para dar alivio a su sufrimiento. Se dedicó de lleno a su formación, la medicina y a la docencia. A ella se le atribuye el libro más famoso tratado de obstetricia y ginecología de la edad media De Pasionibus Mulierum Curandorum, conocido como Trótula Maior, imprimiéndose por primera vez en Estrasburgo en 1554, el que está dividido en 60 capítulos, hablando de diferentes técnicas quirúrgicas.

Las teorías de las que habla en su época fueron totalmente avanzadas como el control de la natalidad, causas y tratamientos de la infertilidad, mencionando que la concepción puede ser impedida por un defecto del hombre o de la mujer. Terminó con el prejuicio en relación de que los efectos de la menstruación en la mujer las convertían en “venenosas”, ya que desde tiempos de Aristóteles hasta el siglo XVII, las enfermedades de la mujer se relacionaban con la menstruación, realizando ya las primeras descripciones de eso, Hipócrates. (Alic, 1991).

Trótula lideró el grupo de mujeres médicas desde distintas partes del mundo y venían a estudiar con ella a Salerno, siendo de suma importancia que el cuerpo y las enfermedades femeninas fuesen tratadas por facultativas mujeres, por tener esas una disposición que obviamente no tendría un médico varón, por inhibición ante el cuerpo del otro sexo o por desconocimiento del mismo. Cabe mencionar la precariedad de la ciencia de ese momento para entender este razonamiento que también entraña una profunda sensibilidad. También hace notar la relación entre médico y paciente, su interés en la pediatría y su deseo por aliviar los dolores del parto de todas las mujeres, pero todo lo bonito termina y ella murió en el año 1097.

Trótula fue famosa en la edad media pasando a la historia. Algunos historiadores de la medicina consideraron que sus libros eran demasiado profundos para la mente de una mujer e intentaron eliminarla. Hubo personas en el siglo XII que le atribuyeron los libros a su esposo, por tal motivo su nombre fue cambiado a la forma: Trottus. Ya en el XV se negaba su existencia y en el XVI los historiadores alemanes Karl Sudhof y Charles Singer afirmaban que el tratado de ginecología llevaba ese nombre por ser costumbre entre las mujeres de Salerno, decían además, que el contenido hablaba de erotismo disimulado de ginecología y que Trottus tenía nombre de mujer, para ocultar lo pornográfico. Desgraciadamente su prestigio como historiadores de la medicina era reconocido hasta de las feministas y se impedía contradecirlos.

Los historiadores italianos, si han sostenido su autenticidad y existencia de médicas Salernitas en los siglos XI y XII, afirmaban que hubo mujeres entre los estudiantes de la universidad y los maestros importantes de la escuela de medicina en sus inicios, fueron mujeres.

A través de la historia han surgido y siguen surgiendo grandes descubrimientos en todas las áreas del conocimiento, descubrimientos que, muchos de ellos son realizados por el sexo femenino, aunque muchos historiadores omiten hablan de ellas y sus grandes aportaciones que han hecho para beneficio de la humanidad.

“Lo intelectual, lo moral y lo religioso parecen estar interrelacionados en un todo armonioso”
Ada Lovelace

“El amor es el difícil descubrimiento de que hay algo más allá de uno mismo que es real”
Iris Murdoch

Comentarios