Es importante señalar y dejar muy claro que los orígenes de la evaluación psicológica son de muy variadas ramas o, mejor dicho, de muy distintas vertientes, así que habrá para Trump también uno especial; bien, pues ahora veamos: aunque existan actores principales, científicos y médicos o pensadores principales y representantes fundamentales para lograr su elaboración, porque hay orígenes de carácter mítico, otros muy racional y otros racionales-especulativos y algunos, en el otro extremo, muy especulativos.
Nos vamos a referir en este pequeño espacio solo a los de carácter mítico, como un gran primer comienzo en la historia, así como al otro grupo los racionales-especulativos para usar y detallar un poco más con ellos lo que se hace más, es decir, sesudamente, racionalmente y de manera especulativa, así como sus intersecciones, mencionando, insisto, a los principales y con ello poder llegar a los más significativos e importantes, desde luego que, tomando en cuenta las situaciones sociales que contribuyeron a su desarrollo, así como también tendremos en cuenta o haremos hincapié en el factor principal que los dispara en el sentido que a todos les llega de alguna manera y que es el llamado de su importancia para la psicología y sociedad, para la misma evaluación psicológica, pero sobre todo para la sociedad mundial. Con esto, por supuesto, intentaré llegar a algunas conclusiones sobre el tema en el caso Trump.
Daré paso a mencionar las aportaciones más importantes de los Míticos y como la astrología influye casi de manera exclusiva para ser considerada. En concreto el horóscopo y las cartas astrales, en muchísimas ocasiones, fueron las primeras herramientas con las que se contaba y se trató de describir a cada uno de los individuos, es decir, a las personas, pero intentando explicar con ello y con un dejo de predicción la conducta de las mismas, en la astrología se encuentran las características de todo modelo evaluativo (hasta el que valdría para Trump): (1) existe un sujeto a evaluar, un evaluador y unos protocolos, siendo el evaluador el que los interpreta; (2) existe un marco referencial teórico de la interpretación; y (3) existe un sistema de categorías taxonómicas con base en las cuales se realiza la explicación, predicción y descripción psicológica de los sujetos. Quiero decir con lo anterior que aunque se basa en la astrología para la evaluación psicológica no son solo los tres enunciados con los que se llega a una explicación, predicción y descripción psicológica, sino que a mi parecer en el conocimiento de los astros siempre habrá un tanto de adivinanza, de intuición, por lo que aquella, la astrología, no podía ser tan científica y acertada, es decir, objetiva.
Como conclusión me parece importante señalar que ante lo mencionado en el contenido y la situación actual, así como las predicciones de futuro en la evaluación psicológica social, es fundamental, vamos, básico y esencial que el acelerado desarrollo de técnicas con una base psicosométrica, el mayor uso de la observación y de inferencias de nivel medio, pero sobre todo una mayor preocupación por incluir los aspectos de situación y de contexto que determinan la conducta, hay que incluir también la mayor aceptación del rol del juicio clínico y del rol con el que la sociedad pueda ir aceptando que nadie está loco por ir al psicólogo, sino todo lo contrario, que es aquel que acepta la ayuda del psicólogo el que estará mejor en esa misma sociedad. En la década de 1980 continuamos desarrollando lo que he señalado antes, pero espero, para bien de todos, desarrollar teorías y prácticas del psicodiagnóstico logrado a través de las nuevas tecnologías de la información, como la realidad virtual y aumentada y su aplicación para la evaluación y la verosimilitud de nuevos tests del psicodiagnóstico o evaluación psicológica. Porque creo que de no ser así habrá un peligroso abismo entre la realidad y sus acontecimientos sociales y el retraso de las capacidades evaluatorias de la psicología. He de mencionar, por supuesto, los psicodiagnósticos desde una perspectiva más racional y muy atrás en la historia: En la Biblia, en las antiguas dinastías chinas, etcétera, para poder explicar, porque al revisar todo lo anterior, no puedo encontrar dónde cabe Trump, en el infierno ya lo intenté y me lo rechazaron, están muy ocupados, por lo tanto una prisión psiquiátrica de alta seguridad es lo que merece y de manera perpetua hasta que en otro milenio se pueda analizar y quizás curar o controlar este tipo de lacra social.

Comentarios

COMPARTIR
Artículo anteriorTrae INAH altar de Acaxochitlán a sus instalaciones
Artículo siguiente¿Cooperan pa’ mi calaverita?

Asesor especialista en políticas públicas de alta injerencia social, licenciado en derecho por la UNAM, maestro en tecnologías de la información con carácter social, productor y director de cine (cortometrajes y películas independientes) y de televisión (documentales y comerciales). Cambridge English: Proficiency.