Trump enfrenta deudas y juicios multimillonarios

252
multimillonarios

Durante su periodo en el poder, solo ha enfrentado el proceso de destitución del que salió airoso gracias a sus compañeros de partido en el Senado

Los Ángeles.- La derrota del actual presidente de Estados Unidos (EU) Donald Trump abre una nueva etapa en una carrera marcada por una deuda millonaria y causas judiciales pendientes, que podrían dar un giro cuando pierda la inmunidad que, hasta ahora, le otorgaba residir en la Casa Blanca.

Hasta seis de sus ayudantes han sido condenados durante su mandato, desde su anterior abogado Michael Cohen, al director de su primera campaña electoral Paul Manafort por delitos como evasión de impuestos y obstrucción a la justicia que podrían poner contra las cuerdas al Ejecutivo saliente.

Durante su periodo en el poder, el republicano solo ha enfrentado el proceso de destitución en el Congreso (impeachment), del que salió airoso a principios de año gracias a los votos de sus compañeros de partido en el Senado.

Pero su derrota en las urnas cambió el escenario. Estos son algunos de los frentes que Trump encara: Obstrucción a la justicia por el “Rusiagate” La injerencia de Rusia en las elecciones de 2016 ocupó miles de titulares y centró la atención del país desde que Trump tomó posesión.

Tras años de investigación, el fiscal especial Robert Mueller afirmó ante el Congreso que “no” exoneraba al gobernante de ningún ilícito de obstrucción a la justicia, por el que podría ser enjuiciado cuando abandone la Casa Blanca.

En su informe, el magistrado escribió que no podía imputar a Trump mientras era presidente porque no tenía pruebas de una presunta colaboración entre el Kremlin y su equipo proselitista de 2016, pero destacó que si hubiera estado “seguro” de que el mandatario “claramente no había cometido un crimen de obstrucción a la justicia”, entonces lo habría dicho. Y ese último caso se estudiaría ahora.

Violar leyes de financiación electoral Fue uno de los primeros escándalos que salpicaron su gobierno, el pago de 130 mil dólares a la actriz porno Stormy Daniels, amante de Trump, quien recibió esa cantidad para que no hablara sobre el romance durante la campaña de 2016.

Primero el Ejecutivo negó todo, luego admitió que hizo el desembolso con dinero de su bolsillo y finalmente la justicia condenó al entonces abogado del mandatario Michael Cohen con un ingreso en prisión por violar los estatutos de financiación de campañas, entre otros delitos, incluido evasión de impuestos.

Después, Cohen demandó a la Organización Trump y dijo que se arrepentía de haber trabajado para él, a quien acusó de “racista”, “estafador” y de ser un “fraude”.

Fraude bancario Es una de las investigaciones que sigue en curso y que más preocupa al residente de la Casa Blanca.

La fiscalía de Nueva York lleva un tiempo recopilando datos de sus declaraciones de impuestos y transacciones bancarias, que podrían ser “potencialmente inadecuadas”.

Los peritos sospechan que tanto el mandatario como sus empresas habrían cometido fraude al ocultar el verdadero estado de sus negocios para solicitar créditos y seguros. De hecho, hay entidades que no trabajaban con él por ese motivo.

Trump ha intentado parar el proceso en los tribunales sin éxito, ya que un hipotético perdón presidencial solo se aplicaría a casos federales y no le eximiría de esa supuesta violación.

Deuda millonaria y malas cuentas Además, ha sido el único gobernador estadunidense en décadas que se ha negado a publicar sus declaraciones de impuestos. Algo conocido por una filtración del diario The New York Times que Trump niega.

De acuerdo con el rotativo, el magnate es “personalmente responsable” de una deuda de 300 millones de dólares que vence en los próximos cuatro años.

Si a esa cantidad se suman los débitos asumidos por sus negocios, ascendería a los 900 millones.

Batalla con la “Hacienda estadunidense” También tiene pendiente desde hace una década una batalla con el Servicio de Recaudación de Impuestos (IRS, por sus siglas en inglés), la Hacienda de EU, que ha cuestionado la legitimidad de un reembolso de 72.9 millones de dólares que Trump reclamó y recibió de esa institución después de haber declarado enormes pérdidas.

Supuestamente, el presidente tampoco ha liquidado ningún tipo de gravamen por ingresos en 10 de los últimos 15 años por declarar pérdidas y en 2016 tan solo cedió 750 dólares en tributos federales.

Pero su derrota en las urnas cambió el escenario y ahora, sin inmunidad, sería acreedor a varios cargos

De interés

Comentarios