Tulancingo se debate entre risas y lágrimas

646
editorial

Unas horas después de haber sido inaugurada la feria anual en la ciudad de los satélites entre risas, jolgorio, diversión y mucha seguridad, cerca de la presidencia municipal se fraguaba la cara de la tragedia. Un policía asesinado fue el saldo de un asalto a un cajero automático dentro de la sede del ayuntamiento la madrugada de ayer. La respuesta del alcalde Julio Soto Márquez fue retórica, se persigue el hecho y no se descarta ninguna línea de investigación. El escenario se enturbia al reconocer que no existen grabaciones que permitan conocer detalles, pues las dos cámaras instaladas en el exterior del carísimo edificio no funcionan, ello pese a que Tulancingo es uno de los 10 municipios hidalguenses con apoyo federal para seguridad. Pero ¿qué responsabilidad legal tiene la administración de Julio Soto? En el artículo 52 fracción 48 de la Ley Orgánica Municipal se precisa la obligación de cuidar la eficacia de los servicios públicos y dictar las medidas que el caso amerite, entendiendo así la videovigilancia del inmueble. Pero si de responsabilidades se trata, el 139 de la referida ley señala al titular de Policía y Tránsito como el encargado de organizar la fuerza pública municipal de tal manera que preste eficientemente sus servicios, especialmente en los días y lugares que por causas específicas requieran una vigilancia y auxilio mayor. Y con sobrada preponderancia toda la fuerza del municipio estuvo la noche del viernes en el arranque de la Expo Feria Internacional Tulancingo con la presencia de 16 embajadores y representantes de países acreditados en México. De esa manera se entiende que la casa se quedó sola y los maleantes entraron por la puerta grande, con saña arrebataron la vida al solitario vigilante. En los hechos sobran suspicacias, desde un acto de intimidación a la administración saliente o un asalto frustrado. ¿Por qué decimos esto? Resulta que no hubo robo de equipo de oficina, tampoco las puertas del edificio fueron forzadas, el único objetivo era el ¿cajero automático? Muchas dudas tendrán que dirimir las autoridades y especialmente el alcalde Julio Soto, a quien por cierto algunos sectores del PAN lo apuntan como posible candidato a dirigir ese partido, previa afiliación. Otra interrogante para el secretario de Seguridad Ciudadana es por qué si se realiza un monitoreo cada hora a los agentes de guardia de la presidencia municipal, pasaron casi cinco horas desde el atentado hasta que fue descubierto el cuerpo sin vida. Entretanto, señoras y señores, que se diviertan en la tradicional feria de Tulancingo con un cartel artístico de lujo y un aparato de seguridad garantizado. De filón. Varios son los pendientes que tienen nuestros diputados federales en San Lázaro, desde iniciativas sin aprobar hasta aquellas que han sido rechazadas, con ello la bancada hidalguense da visos de un cabildeo tambaleante.

No votes yet.
Please wait...

Comentarios