A nivel federal,
la Semarnat diseñó la Estrategia Nacional de Calidad del Aire como una herramienta de planeación que orientará y coordinará acciones entre instancias gubernamentales para controlar, mitigar y prevenir la emisión y concentración de contaminantes en la atmósfera

Pachuca.-

Únicamente dos municipios de Hidalgo mantienen una cantidad de contaminantes que considera la calidad del aire como “buena”, mientras el resto de las demarcaciones mantiene encendidas las alertas por índices cada vez más altos de contaminación, donde Atitalaquia continúa encabezando la lista.

Le siguen Tula y algunos puntos de Pachuca, por lo que la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales de Hidalgo (Semarnath) solicitó a la población mejorar los hábitos para disminuir los índices de contaminación en el aire. Tulancingo y Tepeapulco son los municipios con el aire más limpio.
La alerta se enciende con una medición de contaminantes del ambiente, cuando se ubican en calificación entre 51 y 100 se enciende la amarilla y más de 100 corresponde a la naranja.

A nivel federal, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) diseñó la Estrategia Nacional de Calidad del Aire (ENCA) como una herramienta de planeación que orientará y coordinará acciones entre instancias gubernamentales para controlar, mitigar y prevenir la emisión y concentración de contaminantes en la atmósfera en ambientes rurales y urbanos, con proyección al año 2030.

Asimismo, establece objetivos, estrategias y líneas de acción para mejorar la calidad del aire en el territorio nacional, con el fin de proteger la salud de la población, así como la flora y fauna de los ecosistemas, y contribuir al desarrollo económico sustentable de México.
En país contará con un instrumento marco que articule los programas y estrategias que inciden en la calidad del aire para atender y prevenir los daños ocasionados por los contaminantes atmosféricos a la salud de las personas, a la productividad sostenible de los ecosistemas y a la economía.

Los contaminantes en el aire se deben a las industrias, incendios en los suelos de cultivo, que son muy comunes en esta época; la preparación de la cama de siembra, que provoca tolvaneras con el viento; en Pachuca y otros lugares donde hay jales expuestos, el viento transporta partículas de ellos y contamina el aire; las construcciones siempre generan polvo; la quema de pirotecnia, como fuegos artificiales que contaminan el aire con partículas y metales tóxicos; la quema de todo combustible, por ejemplo el gas en las estufas, los boilers y calentadores de gas en días fríos; así como la quema de leña para cocinar o calentar el ambiente, explicó Rosa Icela Beltrán, doctora e investigadora del área académica de química del Instituto de Ciencias Básicas e Ingeniería (ICBI) de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH).

 

Comentarios