El vicepresidente de la Asociación de Haciendas AC Saúl Uribe Ahuja criticó, en entrevista con este diario, la inacción de la Secretaría de Turismo que ya es característica de hace al menos dos sexenios. Recordemos que durante la administración de Francisco Olvera, nuestra entidad cayó al nada honroso último lugar según el Índice de Competitividad Turística de los Estados Mexicanos. En 2012, cuando se dio a conocer la más reciente edición del indicador, Hidalgo apenas obtuvo 28.8 puntos. Auspiciado por el Tec de Monterrey, el estudio analizó 125 variables para medir la efectividad en materia turística y así identificar fortalezas y debilidades en ese sector para cada entidad. Entre otras aristas, el indicador analizó actividad cultural, recursos naturales y protección al ambiente, infraestructura y profesionalización del sector hotelero, entre otros, donde salimos de capa caída, en último lugar en promedio. Pues bien, después de ese estudio, el gobierno estatal debería haber prendido la alerta roja y echar a andar una estrategia para sacar del sótano a nuestro sector turismo, pero lejos de eso, la estrategia fue ¡no hacer nada! En el sexenio de Olvera Ruiz se unieron las políticas e instituciones de Cultura y Turismo con el argumento de que una impulsaría a la otra pero todo quedó en buenas intenciones. La queja fue constante: la Secretaría de Turismo no hace nada para atraer más visitantes a la entidad. No hubo siquiera una campaña. Nada. Y hoy, con la administración del gobernador Omar Fayad, la política en turismo sigue siendo la misma: la inacción. O eso al menos dice Saúl Uribe Ahuja, quien señaló que al menos el Ejecutivo estatal debería preocuparse por mantener carreteras y caminos, y colocar señalamientos que indiquen sitios de interés y servicios de cada zona. Ya no digamos hacer una estrategia para difundir los atractivos: al menos permitir que los pocos visitantes que vengan puedan transitar sin mayores contratiempos. Ni siquiera es cosa de presupuesto, porque el empresario dijo que ha estado dispuesto a pagar algunos señalamientos “pero no tuve respuesta”. El gobierno de Hidalgo está dejando en el olvido a un sector que ofrece oportunidades de desarrollo y que además es una opción que permite, entre otros beneficios, conservar el medio ambiente y propiciar que los lugareños valoren y aprecien su entorno. No debemos permitir que Hidalgo pase otros seis años en la inmovilidad en este sector estratégico. De filón. El secretario general de la sección 15 del SNTE Sinuhé Ramírez Oviedo mejor eludió encontrarse a los profesores del Movimiento de Bases, con quienes debatiría ayer públicamente. Total, ya solo le falta una semana para irse.

Comentarios