Aprovechando el parón por Fecha FIFA y sus áridas planicies en materia de periodismo, vale la pena retomar una de las anomalías más grandes del campeonato mexicano actual. Mientras León se encuentra en estado de gracia en un resurgir de Ignacio Ambriz como estratega de confianza, el hermano mayor sufre una crisis de identidad propia de la adolescencia.
Pachuca es uno de los mejores locales del Clausura 2019; de igual forma, es uno de los peores visitantes; golea y es goleado en cuestión de días; ofrece recitales frente a su gente y no sale del vestidor en terreno desconocido; se fue Ayestarán, pero Palermo no termina de llegar.
Desde hace un par de años, Pachuca ha consolidado al Huracán como uno de los recintos más complicados para que un visitante se lleve puntos. Desde la derrota ante el América del 5 de agosto de 2018, los hidalguenses no han vuelto a sufrir descalabros ligueros en casa. En la presente campaña, las cinco victorias acumuladas hasta antes del encuentro de ayer frente a Toluca, todas como local, sumaron un total de 13 goles a favor y solo uno en contra: el de Isaac Brizuela de Chivas.
No obstante, el panorama se nubla cuando los blanquiazules saltan a la carretera. Además de dos empates ante los equipos poblanos –que pudieron haber sido victorias–, los otros cuatro compromisos de visita han resultado en goleadas seguras: entre Rayados, América, Tigres y Cruz Azul vacunaron a los Tuzos en 16 ocasiones. Los de la Bella Airosa no han derrotado a nadie que esté por encima de ellos en la clasificación general.
Tras el amplio contexto, ¿cómo explicar el funcionamiento del equipo que le hace honor al clima cambiante de su ciudad? Hay casos puntuales en cada línea. Las actuaciones de Alfonso Blanco continúan dejando dudas entre los aficionados, a la vez que se ha vuelto evidente la urgencia de un zaguero central de calidad probada y un recambio para Emmanuel García.
La media cancha sigue extrañando a Gutiérrez, pues no ha habido un buen complemento en contención para Jorge Hernández, que además logre romper líneas con pases filtrados. Cardona evoluciona, pero la inconsistencia de hombres clave como Jara, Sosa y Guzmán salta a primer plano cuando al equipo se le acaban las ideas.
Pachuca sigue en la pelea, pero no convence. Pronto se sabrá si la inversión ha sido redituable o es momento de una reestructuración que alcance a los cabecillas del club.

Comentarios