Más de siete meses, 232 días de gobierno, las políticas federales de austeridad han generado molestia en amplios sectores de la sociedad mexicana, en la mayoría de los casos, justificadas. Ante los cuestionamientos que surgieron sobre los cambios de políticas en el Consejo Nacional de Humanidades, Ciencia y Tecnología (Conahcyt), antes Conacyt, la titular de la dependencia María Elena Álvarez-Buylla reconoció que el consejo se encuentra en una etapa de desarrollo científico débil, además de que hay menos de un investigador por cada mil habitantes de la República. Adicionalmente, el porcentaje de producto interno bruto que se designa a las ciencias en el país es muy bajo. Debido a esto se buscará, a lo largo del sexenio, consolidar recursos para que el sector incremente hasta en 19 por ciento del ingreso a las ciencias por parte de la iniciativa privada. En un encuentro reciente con medios de comunicación, la funcionaria acusó que debido a la malversación durante la pasada administración federal, investigadores y estudiantes se quedaron sin presupuesto para desarrollar proyectos. Como en dicho sector, en la amplia mayoría de los rubros de la administración pública federal la reingeniería presupuestal pasó factura. En la cancha local, la UAEH y su Patronato actualmente construyen la Torre de Posgrado. Un complejo que potencializará el engranaje científico al servicio del estado y el país. El proyecto, que se planea esté terminado para 2020, albergará en sus laboratorios a 6 mil estudiantes de maestría, especialidad y doctorado. La consolidación de la obra significará una oportunidad para ampliar las líneas de investigación de todas las áreas académicas de la Autónoma de Hidalgo, de recibir un mayor número de estudiantes que estarán mejor capacitados. En la edición de este día, Julio César Juárez Tapia, doctor en ciencias de la tierra de la máxima casa de estudios de la entidad, habla de lo difícil que ha sido la austeridad republicana. Con tono optimista, exhorta a las autoridades a reconsiderar el modo de trabajar y administrar los recursos. En ese sentido. la doctora María Elena Álvarez-Buylla asegura que se lleva a cabo una reorganización del presupuesto luego de que se realicen negociaciones correspondientes con editoriales, universidades públicas y sectores científicos para evitar que se repita la historia de opacidad. Insuficiente resulta este espacio editorial para enumerar toda la carga científica que se desarrolla
en la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo. Solo para darnos una idea, arriba del 80 por ciento de la investigación en Hidalgo se genera en esa institución. Y si bien la Autónoma de Hidalgo no está ajena a las políticas federales, su bagaje institucional está hecho a prueba de balas. De filón. Como si se tratara de un favor, por el tono del mensaje, el gobierno del estado gestionará más elementos de la Guardia Nacional para que se incorporen a las labores de vigilancia en Ixmiquilpan.

Comentarios