Ayer se cumplió un año de la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO). Él mismo, en un acto masivo celebrado en el Zócalo capitalino, sintetizó sus mayores logros: las pensiones a los sectores vulnerables, la lucha contra la corrupción, la eliminación de lujos en el gobierno y que no haya habido devaluación ni que se hayan creado nuevos impuestos. En contraste, también reconoció que en materia de seguridad y crecimiento económico su gobierno ha quedado a deber. Y por esa razón pidió un año más para lograr consolidar su proyecto político y anticipó que tras concluir el primer tercio de su administración los cambios serán irreversibles: “Estoy seguro que cuando cumplamos dos años de gobierno los conservadores ya no podrán revertir los cambios”. Este es un diagnóstico somero del primer año del tabasqueño al frente del Ejecutivo federal. ¿La nueva alternancia ha significado una mejoría en el bienestar de la población? Lo que sabemos es que López Obrador sigue gozando de un alto nivel de aceptación entre la ciudadanía y que al mismo tiempo sus opositores no han logrado consolidar un movimiento sólido que funcione como contrapeso a la influencia política del tabasqueño. Hoy también empieza el segundo año de su gobierno y veremos si logra consolidar esa base que le permita presumir que, en efecto, su gestión es comparable a los movimientos históricos que han cimentado las bases de nuestro país. De filón. Una buena noticia: resulta que la cifra de robo de automóviles ha disminuido: de 4 mil 275 que se registraron de enero a octubre del año pasado, en el mismo periodo de este año llevamos 3 mil 673 casos, lo que significa una disminución de 14 por ciento. También es bueno reconocer donde hay resultados positivos.

Comentarios