En todo el país, las cosas van muy mal en seguridad pública. Según el Informe de incidencia delictiva 2019 emitido por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) 2019 fue el año más violento del que exista registro al cometerse a nivel nacional 35 mil 588 homicidios (incluyendo feminicidios), un equivalente a 2.7 por ciento más que en 2018. Y en ese contexto, Hidalgo no fue el santuario de paz que nos quieren hacer creer nuestras autoridades. Las cifras oficiales no mienten, el año pasado Hidalgo reportó casi 50 mil delitos del fuero común, cinco por cada hora. Y entre todos ellos, los homicidios destacan: se registraron 646, con un repunte en los de tipo doloso ¡de más del 40 por cierto! No fue el único delito con una alza tan preocupante en solo un año, también el secuestro creció 43 por ciento, mientras que el narcomenudeo lo hizo en 56 por ciento. También ascendieron los delitos contra la familia (9 por ciento) y los ilícitos contra la libertad y seguridad sexual (violación, abuso y acoso) que crecieron 22 por ciento. Lo preocupante, no solo en Hidalgo sino en todo el país, es que no se ve una estrategia que vaya a cambiar, en el corto plazo, ese negro panorama. El diario español El País analizó las cifras que se dieron a conocer la noche del lunes y destacó el hecho de que la violencia y ola delictiva en México dejó de enfocarse en algunas regiones; por el contrario, tiende a mostrarse como un fenómeno generalizado y puso como ejemplo, precisamente, a Hidalgo y Aguascalientes como entidades que vieron crecer dramáticamente sus cifras delictivas. ¿Qué hace falta para revertir esta tendencia fatal? Es difícil responder a esa pregunta, pero por lo menos el gobierno de Hidalgo debería dejar de simular y minimizar el problema echándole la culpa a los medios por generar psicosis. De filón. Y hablando de simulación, ahora el gobierno también hace como que cumple con la ley de transparencia, que tanto presumen los funcionarios en sus discursos. Este diario solicitó, a través de una solicitud de transparencia, información respecto a cuánto gastó el gobierno para promover el tercer informe del gobernador Omar Fayad. La respuesta, por increíble que parezca, fue que “después de una búsqueda exhaustiva en los archivos de esta secretaría, no se encontró información alguna respecto a gastos de promoción del tercer Informe de Gobierno del licenciado Omar Fayad Meneses”. Esto pese a que este diario cuenta con evidencias de ediciones especiales publicadas tanto en revistas como en periódicos impresos y medios de comunicación digitales.

Comentarios