Hidalgo tiene una buena y una mala noticia en materia de seguridad. La buena, es que el Fondo para el Fortalecimiento de la Seguridad Pública Municipal (Fortaseg) tendrá ampliación presupuestal para seis ayuntamientos; la mala, tres salieron del subsidio federal. Los municipios son considerados en la cadena de seguridad como el eslabón más débil. Su endeble capacitación policiaca, reconocida por el gobernador Omar Fayad la semana pasada en un foro en el Senado de la República, hace de ese nivel un flan para la delincuencia. Los municipios han generado cuerpos de policías que no están preparados ni certificados y que ni siquiera pasan por los controles de confianza, fueron las palabras del mandatario en el marco del parlamento abierto promovido por la Cámara alta sobre la Guardia Nacional. De las nueve localidades que hasta 2018 recibieron recursos del Fortaseg, tres: Tepeji, Ixmiquilpan y Tepeapulco fueron relegadas por el gobierno federal para el actual ejercicio fiscal. De acuerdo con la nueva fórmula de asignación, Pachuca será el que más recursos reciba, por el orden de 18 millones 87 mil pesos, seguido de Tulancingo, Tula, Tizayuca, Huejutla y la Reforma. En total tomarán apoyo del Fortaseg 252 municipalidades, según la fórmula que elaboró el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) que incluye nuevas variables como “tamaño del problema” y “transición”. Con esos lineamientos publicados en el Diario Oficial de la Federación, Hidalgo está en el grupo de 17 entidades que recibirán más apoyo federal. ¡Un triunfo! No así si revisamos las cifras sobre la incidencia delictiva. Veamos, de acuerdo con la organización Semáforo Delictivo, hasta junio de 2018 una decena de municipios registraban las tasas más altas. Entre ellos los expulsados del Fortaseg: Tepeji, Tepeapulco e Ixmiquilpan. En esa lista aparecen también Apan y Mixquiahuala. Y así podríamos mencionar otros como Cuautepec, Tezontepec de Aldama e incluso Tlahuelilpan, fuertemente golpeadas por el huachicoleo. ¿Quién y cómo determina la asignación del Fortaseg? Sería oportuno que el SESNSP explique la nueva fórmula para entender la disparidad, porque si bien en Pachuca o Tulancingo existe inseguridad, hay otros que los superan. Por otro lado, preocupan las declaraciones de Omar Fayad en el Senado, no son una buena señal que envía a sus gobernados. Recordó que desde hace dos años les urgía un respaldo militar. “Lo pedía con desesperación”. ¿Tan mal andamos en seguridad, parece que sí? De filón. Saque la sombrilla y la ropa cómoda, parece que Hidalgo tendrá una primavera adelantada.

Comentarios