Hoy se cumplen 10 años desde que apareció la primera edición de El Independiente de Hidalgo, aquel miércoles 15 de abril de 2009. Nuestro titular fue “Pagaría mil 200 mdp por tierras para la refinería”. El encabezado aludía a lo que el gobierno estatal, en ese entonces presidido por Miguel Osorio Chong, tenía que transferir a los ejidatarios para hacerse de la propiedad de los terrenos y después regalárselos a Pemex para que en ellos construyera la nueva refinería Bicentenario. Hoy, esa planta no existe: nunca se construyó, ni en el gobierno de Felipe Calderón ni en el siguiente de Enrique Peña Nieto ni tampoco se llevará a cabo en el actual de Andrés Manuel López Obrador. El fracaso de ese proyecto forma parte de una de tantas lecciones que hemos aprendido en estos 10 años. En el Hidalgo de hace una década no se hablaba de huachicoleo ni llevábamos un conteo semanal de los homicidios perpetrados con violencia. Ni siquiera pintaba la crisis que hoy padecemos. El PRI todavía dominaba el Congreso como si estuviera en un día de campo. Morena ni siquiera existía: apenas se incubaba al interior del PRD, donde las tribus afines al hoy presidente Andrés Manuel López Obrador desafiaban a los Chuchos. Hidalgo y el país son muy diferentes a lo que eran hace una década y sin duda este diario ha sido pieza clave para los nuevos tiempos. Hoy cumplimos 10 años en los que ha habido adversidades pero también satisfacciones. Celebramos una década de ser un medio de comunicación sin el cual hoy no se entendería la nueva realidad de Hidalgo. Hoy también comenzamos un nuevo camino, donde seguiremos escribiendo la historia de la próxima década en esta y otras plataformas. Mientras tanto, aquí nos leemos, día con día, para poder entender una realidad cada vez más compleja. De filón. Un síntoma de que nuestra democracia está bastante enferma es que en poco tiempo cerró casi la mitad de centros culturales en la capital hidalguense. ¿Las causas? Desde la apatía del público pachuqueño hasta la inutilidad de gobiernos que no son capaces de cumplir con una de sus tareas más básicas: la seguridad pública.

Comentarios