Los discursos oficiales sobre la marcha de la economía nacional son irreales o bien denotan un desconocimiento de lo más elemental, tal vez el triunfalismo del que hacen alarde los funcionarios de primer nivel de este régimen, obedece a un juego político perverso en contra de los mexicanos más empobrecidos.
Por ejemplo, el Ejecutivo federal ha declarado que los precios de la luz no se incrementarían con la reforma energética, así como también ya no habría más gasolinazos, pero “oh sorpresa”, al inicio de este 2017 José Antonio Meade, secretario de Hacienda, informó al país que los precios de la gasolina incrementarían 20 por ciento respecto a los precios de diciembre de 2016, según el funcionario, el incremento se trata de un cambio tan importante que nos permite hablar por primera vez de un mercado de gasolina; además aseguró que el “aumento a los combustibles no tendría efectos en la inflación”.
Además de esas falacias, la semana pasada el mismo funcionario de Hacienda comentó en su intervención en la Reunión Nacional del Sector Empresarial 2017, “que lo que da soporte al crecimiento económico es la aplicación de las reformas estructurales pues en su ausencia el país no crecería debido al contexto adverso y complicado que ha afrontado, ya que si el entorno mundial fuera más favorable, la economía mexicana habría crecido entre 4 y 5 por ciento”.
Esos discursos resultan ser de plástico ante la realidad, porque sí hubo más gasolinazos los cuales propiciaron el incremento en la inflación de 3 por ciento más de 6 por ciento, lo que ha afectado negativamente al bienestar social, sobre todo la de los mexicanos que tienen salarios fijos, como también a los subempleados y a los que se localizan en el sector informal, o sea, toda la población económicamente activa y a sus familias, los únicos que ganan son los altos directivos privados y gubernamentales, ¿le gustaría tener un sueldo de 4 millones netos anuales como los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación además de gastos de representación y otras prestaciones?
El Centro de Investigación en Economía y Negocios del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey informa que si bien las exportaciones se han recuperado en los primeros cinco meses de 2017, siendo el sector de servicios el más dinámico de la economía, sin embargo, se prevé una tendencia hacia el decrecimiento precisamente por el aumento, la inflación y el incremento de las tasas de interés que encarece el crédito y reduce la inversión.
Ante la baja inversión bruta fija en el país a inicios de 2017 con una caída de menos 1.3 por ciento, pero en abril de este mismo año cayó a menos 2.7; por su parte, José Antonio Meade finca sus esperanzas en la inversión extranjera directa, tal como lo especifica el llamado Consenso Washington que es la expresión más acabada y actualizada del modelo económico neoliberal, depredador de los derechos humanos y las prestaciones sociales.
Los lineamientos de política económica basados en ese modelo depredador y transnacionalizador incluye: disciplina presupuestaria que junto a los cambios de prioridades del gasto público y la aplicación de una política fiscal con bases impositivas altas, explican los recortes a educación, salud, como a la ciencia y la tecnología, entre otros.
Además de los lineamientos de liberalización financiera, especialmente las tasas de interés, está la liberalización comercial, mercantilizando todo, la apertura a la inversión extranjera directa que busca mano de obra barata, recursos naturales y mercados para sus productos, también las privatizaciones de sectores estratégicos como los energéticos y la minería, así como las desregulaciones y la garantía a la propiedad privada, sobre todo de las transnacionales, sobre la propiedad social de las comunidades.
Según el Centro de Análisis e Investigación Fundar, gran parte de las empresas transnacionales mineras y de hidrocarburos asentadas en nuestro país carecen de políticas de transparencia sobre su beneficiarios, generan graves afectaciones sociales y ambientales, por las tecnologías contaminantes que aplican como el fracking, afectando la salud, el acceso al agua y a los alimentos saludables, sin faltar la generación de gases de efecto invernadero; a pesar de eso solo pagan una cantidad ínfima de impuestos en comparación a las grandes ganancias que obtienen, solo .3 por ciento del ingreso federal, pero, ¿por abajo del agua cuánto?
El gobierno mexicano ha otorgado 25 mil 178 concesiones a empresas transnacionales de hidrocarburos, las cuales se apropiaron de 25 millones de hectáreas donde operan, también se autorizaron 885 proyectos mineros correspondiendo 65.3 por ciento a empresas canadienses y 13.2 a compañías estadunidenses.
El indicador de la actividad global de la economía registró una caída anualizada de menos .7 por ciento en lo que va del año. Los discursos oficiales no reflejan la realidad que vivimos o sea, ¿son falacias?

No votes yet.
Please wait...

Comentarios