¡Una experiencia en la que las maletas no alcanzan para tantos recuerdos!

1104
madrid

ROBERTO MADRID MADRID
Licenciatura en ingeniería industrial
Escuela Superior de Ciudad Sahagún

La participación de programas de movilidad internacional dentro de una institución educativa es de suma importancia para el desarrollo académico de los estudiantes, sin embargo ésta no solo depende del cumplimiento de los requisitos que en reglamentos están determinados, sino también existe un punto fundamental que puede llevar a vivir una experiencia inolvidable para quien participa y en este caso me refiero a las ganas y entusiasmo que el alumno participante ponga para llevar a cabo la posibilidad de salir de su país con la intención de mejorar en muchos aspectos de su vida, debido a que no solo se trata de estudiar en otro país, también existen factores que ponen a prueba la capacidad de adaptación, convivencia, carácter, responsabilidad y disciplina por mencionar algunas aptitudes que sin duda al final del periodo solamente enriquecen como persona a quien es partícipe de ese tipo de programas de intercambio.
De esta manera me permito describir a grandes rasgos aquello que me permitió ser mucho mejor persona de lo que era antes de emprender esta experiencia de vida y que sin duda los beneficios que obtuve son evidentes día a día durante la rutina diaria.
Cuando emprendí un viaje con tantas horas de diferencia y a una distancia superior a la recorrida dentro del territorio nacional, nunca pude imaginarme que llegaría un punto en el que no supiera qué hacer al momento de pisar suelo extranjero, pues la mayor parte de las personas que tenemos la ilusión de viajar, lo más lejano que imaginamos es visitar a familiares y amigos en otros estados de la República mexicana y a eso le sumamos la certeza de que al llegar tendremos a alguien que nos espera y nos brindará la ayuda que necesitemos en cualquier momento que sea necesaria, sin embargo, la simple idea de viajar a un lugar desconocido donde no tenemos a nadie a quién recurrir, en caso de no saber qué hacer, parece impensable y genera cierto temor e inseguridad por lo desconocido, es ahí donde se pone a prueba gran parte de nuestra forma de afrontar lo desconocido y quienes pueden dar ese paso, de inmediato, tiene todo que ganar y nada que perder, y es así como surgen las ganas por conocer y descubrir, y en este momento surgen las verdaderas habilidades y aptitudes de cada uno de nosotros, pues una vez tomada la decisión no hay marcha atrás.
Considerando lo anterior tomé la decisión de participar en el programa de movilidad internacional de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo y sin duda fue una gran decisión, pues lo que viví durante ese periodo fue muy enriquecedor en todos los aspectos de mi vida, y no solo por el hecho de viajar y conocer lugares que ya de por sí culturalmente aportan mucho, sino por las personas que conocí y que hoy en día forman parte de una gran familia de estudiantes que de diferentes partes del mundo emprenden un viaje quizá en las mismas condiciones que lo hice yo y dejando a tras una etapa de nuestras vidas para comenzar otra con muchas más satisfacciones por experimentar aunado a la cantidad de conocimientos adquiridos por la parte académica que es uno de los objetivos principales sino también por la necesidad de conocer algo más que pocos tienen la oportunidad de realizar y que sin duda cambia la perspectiva con la que se observa el mundo que nos rodea.
Durante mi estancia tuve la oportunidad de asistir a clases con personas que quizá no vuelva a ver pero que sin duda fueron momentos importantes, pues convivir día a día dentro de un salón de clases e intercambiar puntos de vista es muy satisfactorio pues no solo se conocen personas, se entienden y comprenden formas de pensar que distan de lo que culturalmente y socialmente estoy acostumbrado. Y ya que menciono la parte social y cultural sin duda son dos temas que disfrute al máximo pues la ciudad de Badajoz en la Región de Extremadura, Comunidad Autónoma de España, me brindó un ambiente muy agradable y lleno de historia y colorido pues es un lugar que cuenta con una calidez en su población y una belleza arquitectónica que contrasta con lo que suelo estar acostumbrado. Debido a la ubicación de esa ciudad la convivencia de personas, que no solo son de España sino de Portugal, permite una mezcla interesante en las costumbres de la región las cuales disfruté de la mejor manera posible.
El tiempo que uno emplea imaginando cómo sería la vida en otro lugar y en otros países queda simplificado de tal manera que solo basta conocer a algún amigo que proviene de aquel país que únicamente en televisión pudimos conocer, y esto lo pude experimentar cuando desde el comienzo de mi estancia en España pude conocer personas de diferentes países y que al principio parecía ser un poco difícil entablar conversación por la barrera del lenguaje, sin embargo es otra de las habilidades que indirectamente y sin tener un dominio pleno de algún tipo de idioma se facilita porque la misma inseguridad que yo tenía al momento de pronunciar palabras en otro idioma que no fuera el mío lo tenía la otra persona que acababa de conocer lo cual facilita la comunicación y entonces cobra valor aquello que suele decirse…”una acción dice más que mil palabras” y vaya que es completamente cierto, y gracias a esas ganas de conocer personas que están ahí solo para ser tus amigos y compartir su experiencia conmigo mismo es definitivamente invaluable.
En algún momento se torna difícil expresar con palabras todas aquellas satisfacciones que se viven durante un periodo de casi seis meses, los cuales fueron increíbles y nunca podría cambiar, por lo que solo me resta concluir con la idea principal que me llevó a tomar la decisión de vivir esta etapa de mi vida: las ganas de crecer como persona y compartir con mis seres queridos, amigos y conocidos el mejor ser humano que soy ahora, y todo gracias a la participación de un programa de ,ovilidad estudiantil y qué mejor que con el apoyo de mi máxima casa de estudios, la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo.

Comentarios