Una noche sinfónica con El Cascanueces y la OSUAEH

525
osuaeh

Los acordes de la obra de Piotr Ilich Tchaikovsky interpretados por la orquesta, volvieron a escucharse este año en el Gota de Plata con el mágico cuento navideño

Pachuca

Ya se había puesto el Sol y con ello empezaba la cuenta regresiva para ver por segundo año consecutivo El Cascanueces en una Nochebuena Sinfónica llevada a cabo por la Orquesta Sinfónica de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (OSUAEH).
El pisal del parque David Ben Gurión veía desfilar a las personas bien abrigadas y dirigirse a la entrada del auditorio Gota de Plata, en donde las filas esperaban pacientes para entrar y uno que otro pequeño se emocionaba por ver el espectáculo.
Adentro, las personas buscaban sus asientos y saludaban a uno que otro conocido, mientras la voz del recinto anunciaba la primera llamada; aún había muchas personas esperando a entrar.
Los músicos de la orquesta se alistaban afinando sus instrumentos; cuerdas de violín, las trompetas, los clarinetes y una que otra percusión podían escucharse entre las pláticas de las personas, que esperaban ansiosas el momento del inicio del espectáculo.
Se dio la tercera llamada y con ello la aparición de José Luis Vargas, Wicho; el cuentacuentos en el escenario advirtió el inicio de la velada. Amablemente Wicho presentó al director artístico de la orquesta Gaétan Kuchta y comenzó a narrar la historia mágica de El Cascanueces.
El ensamble de danza clásica de la Ollin Yoliztli abrió el telón con la Obertura miniatura y un personaje algo misterioso. Una víspera de Navidad en casa de los padres de Clara fue la parte en la que el ballet tomó el escenario, una fiesta aguarda ser celebrada con amigos de la familia, mientras los niños juegan y bailan.
Luego un personaje misterioso aparece, es el padrino de Clara, Drosselmeyer, que brinda un poco de diversión a los niños y le obsequia a Clara el famoso muñeco de madera.
Un hombre con poderes mágicos, una joven ilusionada con el espíritu de la Navidad y un Cascanueces que cobra vida en manos de la joven para luchar contra el ejército de ratones del malvado Rey Ratón, con el fondo magistral de la OSUAEH ejecutando las distintivas piezas de ese clásico navideño.
Explosiones de batalla, el ejército del Cascanueces contrataca en medio de los movimientos de danza que cautivan a chicos y grandes y que, en uno que otro momento, premian al ensamble con palmas.
Wicho anuncia el intermedio, músicos y parte de la audiencia abandonan por 15 minutos sus asientos, dan la primera llamada, luego la segunda y para la tercera todos vuelven a tomar sus asientos, es así que conocemos al encantado mundo del Castillo Mágico en el Reino de los Dulces.
Los bailarines presentan una azucarada variedad de danzas; chocolates españoles, té desde la China, bastones de caramelo rusos y quizá la parte más entrañable para el público, la Madre Jengibre con los Polichinelas demostrando el gran talento del ensamble con los más pequeños bailarines; la “Danza de los Merlitones” y un “Café árabe” completaron esa dulce parte de la historia contada por Wicho y acompañada en perfecta sincronía por la OSUAEH.
Los reyes del Reino de los Dulces dan cátedra de un baile lleno de emoción y elegancia, mientras la parte medular de la obra se interpreta con el mismo espíritu, Clara y Cascanueces bailan también y de pronto son rodeados por una lluvia de dulces danzantes en medio de la despedida que Wicho anuncia antes de cerrar el telón.
Los aplausos no se hicieron esperar y entonces el ensamble dirigido por Mirtha García González, el cuentacuentos Wicho y el director de la orquesta Gaétan Kuchta fueron reconocidos con ramos de flores entregados por la presidenta del Voluntariado Universitario Gloria Tovar, así como la directora administrativa Thais Flores Peza.
La OSUAEH cerró su segunda temporada de 2017 con ese concierto, además de terminar un año de festejos por los 20 años de su creación. La orquesta de la UAEH regresará el 9 de febrero aperturando la primera temporada de 2018, en la que tendrá como invitada a la solista Felisa Salmerón.

Comentarios