Todo es sobre una palabra: decisión

970
desicioon

LUIS FRANCISCO
ZÚÑIGA MENDOZA
Masaryk University – Brno, Chequia

No todas las noches son bellas, hay momentos en los que uno simplemente no puede dormir por pensar en todo lo que está ocurriendo a su alrededor; ya tenía algunos meses viviendo en Chequia, todo iba realmente bien: había viajado a diversos lugares, conocido a muchas personas y realmente ya me había adaptado al ritmo de vida; para ser sincero, no me parecía que hubiese sido muy difícil, pero ahí estaba yo, intentando conciliar el sueño ya sea leyendo o escuchado a Miles Davis. A menos de dos metros se encontraba mi compañero de cuarto durmiendo tendido y yo solo me preguntaba “¿cómo fue que terminé aquí, intentando dormir en un pequeño pero muy bien equipado cuarto dentro de un edificio lleno de cuartos iguales, lleno de estudiantes de todas partes del mundo, ubicado en la segunda ciudad más importante de Chequia, y junto a un búlgaro con el cual no comparto nada más que el haber decidido estudiar por un semestre en otro país?” Ahí es donde realmente me di cuenta de lo que ocurría, me di cuenta de la decisión que tomé.
Todo comenzó desde el momento en que decidí hacer un cambio, de esos cambios que marcan tu vida porque no hay vuelta atrás, éste se materializó al salir del lugar equivocado y entrar a la licenciatura en ciencias de la comunicación, en el primer día me propuse salir del país, conocer un nuevo horizonte, distintas posibilidades y oportunidades. Llegado el momento, realizar los trámites necesarios conlleva mucho tiempo y esfuerzo, pero conseguir un lugar en una universidad extranjera y una beca para poder solventar necesidades en el extranjero hace que todo valga la pena, en un abrir y cerrar de ojos la vida se va, el tiempo nos alcanza y tuve que decir adiós a la gente que amo, tanto cuando dejé mi casa en México, como cuando dejé mi casa en Chequia. Así, seis meses se fueron y no pude darme cuenta cómo.
Ahora todo forma parte de mí, parte del pasado y de mis memorias, parte de mi aprendizaje y crecimiento, momentos como las fiestas interminables con la pequeña familia que formé con mis amigos de movilidad y nuestra última cena, el primer momento en que vi la increíble belleza del parlamento en Budapest, el concierto de Radiohead en Berlín, cuando conocí la nieve de las montañas Tatra en Eslovaquia, visitar el lugar donde se conocieron Lennon y McCartney, vivir una semana en Bulgaria y formar parte de la familia del que ahora es mi hermano… Todo eso se convirtió en inspiración y alimentó mi espíritu; situaciones y remembranzas que no hubiesen sido posibles de no haber tomado la decisión de realizar mi movilidad educativa, oportunidad que agradezco mucho a mi universidad, la Autónoma de Hidalgo.
Espero que con toda esta maraña de ideas inconclusas y memorias distorsionadas, pueda retratar lo que es vivir la experiencia de salir de movilidad. Regresar a México es motivo de mucha felicidad pero al mismo tiempo de nostalgia, ya que lo vivido solo se da una vez, todo valió la pena y ahora el mundo queda a la espera. Aprendí que el mundo no es un lugar tan grande hoy en día, pero aun así es un lugar en el que existen muchos universos, cabezas e ideas, las personas y sobre todo los jóvenes estamos más cerca, y puedo decir que a lo largo y ancho del planeta, pese a las distintas culturas, religiones y naciones, todos somos iguales, buscamos y necesitamos lo mismo y el que podamos lograrlo conlleva muchas vertientes, pero al final, todo es sobre una palabra: decisión.

Todo comenzó desde el momento en que decidí hacer un cambio, de esos cambios que marcan tu vida porque no hay vuelta atrás, éste se materializó al salir del lugar equivocado y entrar a la licenciatura en ciencias de la comunicación”

Rating: 4.0. From 2 votes.
Please wait...

Comentarios