Al comenzar la actual administración del gobernador Omar Fayad Meneses una de sus banderas fue la de que combatiría sin ambages la corrupción. El mandatario advirtió que su gestión se distinguiría por un uso eficiente de los recursos públicos y que castigaría cualquier mal uso de ellos. Y, en efecto, la administración Fayad comenzó con acciones que eran congruentes con su discurso. Una de sus principales acciones fue la de promover la revisión del otorgamiento de patentes durante la recta final del sexenio de su antecesor, el exgobernador Francisco Olvera Ruiz, y pese a que ahora está en manos del Poder Judicial, la mayoría de los casos denunciados sigue sin ser resuelto. Es decir que las 28 patentes de notarios públicos, entre titulares y adscritos, otorgadas durante la administración de Olvera Ruiz siguen firmes. Pero no solo eso, este diario encontró que el Ejecutivo estatal otorgó una patente de notario público adscrito a Erick Huazo Ivey, quien ahora tiene permiso para ejercer la función pública notarial en el distrito judicial de Mixquiahuala, en la notaría pública cinco, cuyo titular es Velia Lorena Ortiz Cabrera. Seguramente el Ejecutivo estatal tiene razones fundamentadas para hacerlo, pero… ¿habrán sido cuidadosos al momento de autorizar una patente más? ¿Está siendo congruente el Ejecutivo estatal al otorgar una autorización más en un estado al que evidentemente le sobran notarios? Son preguntas que seguramente quedarán en el aire dado que vivimos un periodo de veda electoral en el que el mandatario y su gabinete difícilmente salen a actos públicos en aras de cuidar la neutralidad. O eso al menos es la justificación que dan. De filón. Una cosa debe quedar clara: la veda electoral no es sinónimo de inacción u omisión. Después de más de una semana ningún funcionario del gobierno estatal ha logrado resolver ni atender las causas que detonaron la huelga de hambre que mantiene el exalcalde Miguel Ángel López Hernández, y a la que ayer se sumaron cuatro mujeres de Tlaxcoapan.

Comentarios