Ayer, el secretario del organización de Movimiento Regeneración Nacional (Morena) en Hidalgo Enrique Cadena García lanzó serias acusaciones contra funcionarios federales de la Secretaría de Bienestar. Según el morenista, el subdelegado de esa dependencia federal Gustavo Callejas Romero emplea apoyos para interferir en la elección interna del partido que será llevada a cabo en noviembre. Cadena incluso reprodujo un audio en el que supuestamente se escucha al funcionario federal pidiendo cooperación de 350 pesos a servidores de la nación para rentar autobuses con el fin de trasladar a personas a las asambleas distritales donde renovarán a sus delegados. Según Cadena, a cambio de esa cooperación se condiciona el apoyo a los servidores de la nación, con lo que estarían usando recursos públicos para interferir en la vida interna de Morena. Se trata de acusaciones graves que superan un conflicto partidista: de comprobarse estaríamos siendo testigos de una pronta descomposición del movimiento que llevó al presidente Andrés López Obrador a la presidencia de la República. Aunque también hay quienes ven con extrañeza el afán de lanzar acusaciones públicas por parte de Cadena y sugieren que no son precisamente espontáneas ni libres de intereses ocultos. En cualquier caso, ese asunto debe llegar a la Contraloría federal y tiene que ser investigado fehacientemente para despejar cualquier duda de corrupción. De filón. A través de un boletín de prensa, el gobierno estatal informó que el jefe del ejecutivo Omar Fayad Meneses encabezó una reunión con autoridades federales para revisar la seguridad estatal. Según el texto, la reunión estuvo de maravilla y todo fue miel sobre hojuelas. Pero… ¿habrán revisado por qué Hidalgo sigue en primer lugar nacional en huachicoleo?

Comentarios