Inicio Opinión Columnas Una señal de soberanía y esperanza

Una señal de soberanía y esperanza

187

Gandhi y seguidores recorrieron parte de la India en lo que fue su famosa Marcha de la Sal, para manifestarse contra los impuestos a los que estaba sujeto este producto, y enviar una señal de soberanía, esperanza e independencia de la India hacia el imperio británico, tomando como simbolismo este mineral, pero sin voluntarismo político.

En efecto, una cosa es el voluntarismo con la actitud de querer alcanzar objetivos, confiando más en previsiones que en las posibilidades reales, y otra, el montaje escenográfico como herramienta para disfrazar el voluntarismo político; desde luego, con el voluntarismo no solo se le minimiza e ignora a la población en sus necesidades pretendiendo que son atendidas, sino que también es más afectada.

Por ello, los que ven en los cambios una oportunidad de consolidar su poder, ayudados por la modificación oficiosa de la ley, deben considerar que nuestra ciudadanía, hoy más educada y con necesidad de progreso, requiere resultados en lugar del aumento de voluntarismo.

Por otro lado, el expresidente de Costa Rica Óscar Arias Sánchez, premio Nobel de la Paz 1987 y quien recibió recientemente el Doctorado Honoris Causa por la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), mencionó: “No importan los retos que aguardan todavía, juntos podemos levantar nuestras voces y denunciar los atropellos al sistema democrático y a los derechos humanos que actualmente perpetran regímenes como los de Nicaragua y Venezuela. Tengo la esperanza de que logremos ser pueblos valientes, pacíficos, respetuosos de las garantías individuales y libres una vez más. Tengo la esperanza de que hagamos cierto el anhelo del poeta precolombino que amaba más al hombre, su hermano, que a toda la creación y la eternidad”.

Y agregó: “La generosidad de la UAEH, la cual me permite recorrer las avenidas de esta ciudad (Pachuca), que son renglones gigantescos de un cuaderno abierto, donde la tinta del tiempo va narrando la crónica de su pueblo. Aquí está escrita la historia del estado de Hidalgo. Hoy las autoridades de esta universidad me honran al hacerme parte de esa historia, al convertirme en un punto de este inmenso cuaderno de este centro universitario, al conferirme un Doctorado Honoris Causa. Dejo tan solo una huella más, una gota en el océano de esta historia, pero con gusto sumo mi huella a la biografía de este pueblo maravilloso; ese honor me llena de humildad, de gratitud y de respeto”.

Finalmente, el rector Adolfo Pontigo Loyola dijo: “La entrega del Doctorado Honoris Causa simboliza el reconocimiento de la comunidad universitaria hacia las cualidades de Óscar Arias, cuya excelencia coincide con los principios de nuestra máxima casa de estudios de la entidad. Latinoamérica le debe a él la postura ideal frente a decisiones arbitrarias que pretendían pasar por encima de la autonomía, la libertad y la soberanía de las naciones. La férrea defensa que con su vida ejerció durante su trayectoria ante esa dominación de modelos económicos, debe ser siempre un momento al cual volver en cada crisis. Sus palabras habrán de resonar en cada coyuntura que amenace la estabilidad de nuestros pueblos y nuestra propia institución”.

Comentarios