Cristhian Andrés Monroy Sánchez

Saint Seiya” es una obra hecha por el mangaka japonés Masami Kurumada, en ella narra las aventuras de Seiya, el caballero de la constelación de Pegaso, quien junto con sus compañeros Shiryu, Hyoga, Shun e Ikki deberán proteger a Saori, reencarnación de la diosa de la guerra y protectora de la Tierra Athena, de diferentes oponentes.

Este cómic cuenta con 110 capítulos compilados en formato bolsillo con 170 a 240 páginas en cada volumen. La editorial Vid adquirió los derechos para la publicación del manga en México; a su quiebra la editorial transnacional Panini retomó la licencia en nuestro país. Cabe señalar que el título en español es “Los caballeros del zodiaco”. El manga tuvo una versión anime producida por Toei Animation, responsable de títulos como “Dragon ball” y “Sailor moon”, famosos en Latinoamérica.

Posterior a la saga de Kurumada, le encargó a la mangaka Shiori Teshirogi la publicación de “Saint Seiya the lost canvas”, en el cual narra los hechos de la guerra santa entre Hades y Athena del siglo XVIII, donde tres huérfanos se verán involucrados y estos son Sasha, la Athena de la época; Alone, el recipiente de Hades, y Tenma, el caballero de Pegaso en turno, quien además es la encarnación pasada de Seiya, protagonista del manga original
de Kurumada.

El manga tiene 223 capítulos compilados en 25 volúmenes bajo el sello de Panini, cuenta con una versión anime en formato OVA (Original Visual Animation) con 26 capítulos producida por TMS Entertainment y que fue conocida en español como “Los guerreros del zodiaco, el lienzo perdido”, debido a que la productora no contaba con los derechos del nombre “Los caballeros del zodiaco”.

Una vez concluido “Saint Seiya the lost canvas”, Teshirogi comenzó con la publicación de anécdotas “Gaidens”, que son historias que narran hechos anteriores y posteriores a las de su manga, con un total de 16 tomos que no tienen una secuencia.

El tomo que analizo para mi tesis de licenciatura es el “Gaiden número dos” referente a la constelación de Escorpio, en donde Kardia, caballero dorado de Escorpión, y Sasha llegan a un lugar que infiero es México y se ven involucrados con el dios Tezcatlipoca, quien roba el corazón del caballero. A causa de esta acción, Sasha logra obtener el valor suficiente para aceptar su destino y salvar al guerrero con la ayuda de Calavera, una cantinera de la zona.

Dentro de la mitología que desarrolla Masami Kurumada y extiende Shiori Teshirogi localizamos que es la primera vez que introducen elementos mexicanos como son la presencia de los dioses Tezcatlipoca, Quetzalcóatl, Xipe Totec y Huitzilopochtli; el uso de obsidiana, un mineral de uso común en el México prehispánico y que la mangaka aclimata en la mitología de Saint Seiya como armaduras que reciben el nombre de nahuales; además del ritual mesoamericano del sacrificio humano y una versión libre de la catrina por parte de la autora.

Asimismo, identificamos la vinculación de Kardia y Sasha con el dios Huitzilopochtli, así como de elementos referenciales al dios Tezcatlipoca; la relación del dios con el jaguar y sus atamientos que representan a dicha deidad, y la de Quetzalcóatl con Calavera, quien tiene un vínculo con Huexda, el sacerdote de Tezcatlipoca, quien además es oponente de Sasha y Kardia en el “Gaiden número dos”.

En conclusión, la historia es interesante en su desarrollo y los elementos mexicanos que integra en un cómic japonés son algo poco visto en este tipo de narraciones, además de expandir la mitología de Saint Seiya y una buena alternativa para introducirse en el mundo de “Los caballeros del zodiaco”.

Comentarios