Posiblemente el panorama pospandémico traerá importantes cambios y ajustes a largo plazo de salud, económicos, de convivencia, de educación y además, algunos cambios que ya se estaban dando, por lo que el papel de la educación será fundamental para contrarrestar virtuales consecuencias indeseables, y en lugar de ello transformar los potenciales problemas en oportunidades.

Para ello será necesario trabajar a un ritmo más acelerado e identificar los problemas nacionales que requieren de intervención inmediata sin sesgos ideológicos o voluntarismo político. Asimismo, será necesario eliminar trabas burocráticas para en lo posible revertir la menor intensidad de comercio transfronterizo y detectar con exactitud la baja en ciertas cadenas de suministros que son esenciales para el desarrollo, entre otras cosas.

Quizá aumentarán los conflictos seguramente por el aumento de ideologías ciegas; en ello quizá parte del antídoto será realizar el trabajo de la mejor manera, acaso sin voluntarismo; entre tanto, el creciente desorden mundial potencialmente aumente las presiones migratorias e influya en mayor pobreza en lo general. Por lo que exacerbar la polarización ideológica seguramente retrasará la recuperación de los países.

En efecto, el sobrevalorar el efecto o enfocarse solo en el voluntarismo traerán retrasos como el auge de tendencias nacionalistas, el énfasis ciego en la seguridad, en la producción interna, el colapsó medioambiental, y el fin de ideales de modernidad que son temas importantes pero deberán ser evaluados en su justa dimensión.

Por lo que aplazar acciones podría aumentar las consecuencias, por ello es importante incorporar al mercado de trabajo a las nuevas generaciones de graduados, darle oxígeno a la economía, y complementar desde ya la formación de los estudiantes en los cambios de la digitalización, el teletrabajo, la inteligencia artificial y nociones, de robótica por ejemplo, entre otras acciones.

Por otro lado, en el momento actual es crítico el factor salud, por ello son tan importantes las iniciativas y propuestas frente al coronavirus (Covid-19); en ese sentido, recientemente la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) participó en la edición siete de la Gaceta Nacional Universitaria, en la que se exponen las iniciativas y propuestas que las instituciones de educación superior de México han generado frente al Covid-19. Tales acciones son importantes para el cuidado de la salud de la ciudadanía para prevenir contagios, y en otros casos son propuestas innovadoras de diversa índole que pueden coadyuvar en la salud. La publicación editada por la Red Nacional de Gacetas Universitarias a la que pertenece la UAEH, surgió a raíz de la aparición del Covid- 19 en Wuhan, China, y que se propagó por todo el mundo hasta llegar a México a finales de febrero. Por ello, surgió la edición reciente “Unidos contra la pandemia”. La casa de estudios de Hidalgo muestra las acciones implementadas para hacer frente al Covid-19, como la instalación de la comisión institucional de seguridad en salud, la cancelación de actividades presenciales, proyectos de investigación en marcha para contrarrestar esta enfermedad emergente, además de la difusión por parte de especialistas universitarios durante la etapa de distanciamiento social, entre otras acciones importantes para la ciudadanía.

Comentarios