A decir de Hugues de Jouvenel “El porvenir no se prevé, el porvenir se construye”; En efecto, es momento de utilizar la prospectiva para construir y llevar a nuestro país al nuevo orden mundial. Evitando en lo posible situaciones desfavorables, y encontrando soluciones concretas a los problemas post Covid-19; para abordarlos con una visión global, sistemática y abierta, para solventar algunas de las inquietudes de la sociedad como es el caso de la salud, el empleo, la economía, y la educación; porque los efectos del Covid-19 inexorablemente apuntan a fortalecer el sistema de salud en sus diferentes dimensiones; tanto de cobertura, infraestructura, y calidad. De ello se desprende que existe la necesidad de dotar al sistema público de salud con un número suficiente de médicos especialistas, y mejor atención de los pacientes, para coadyuvar en casos de contingencia, como sucede con el Covid-19, médicos que deberían contar con remuneraciones dignas por parte de la entidad estatal para estos médicos altamente especializados. Asimismo, encontrar soluciones concretas en el presente fundamentadas en el pensamiento a largo plazo, en ello la universidad como institución tienen mucho que ver con lo expresado en el pasado por Nietzsche, quien dijo “Son las palabras más silenciosas las que traen la tormenta. Pensamientos que llegan con pies de palomas dirigen el mundo”. Pero ¿dónde se están incubando los pensamientos “con pies de palomas” que movilizarán al mundo en las próximas décadas? Uno de ellos es sin duda las universidades, cuyo papel a través de la historia ha sido decisivo, por el trabajo y los efectos benéficos que causan en la conciencia ciudadana porque uno de los objetivos de la educación superior es la formación de personas con una sólida alineación en su disciplina, y desde luego, la creación de nuevo conocimiento en todas las áreas del saber. Por lo que en este momento la preservación de las universidades y su bienestar es estratégico para los países y sus gobiernos porque a decir de Jouvenel “Somos artífices de un futuro a escoger. No víctimas de un porvenir que debemos soportar”.

En ese contexto la universidad va a la vanguardia en ser artífice del futuro formando a las mentes del futuro sin descanso con los medios disponibles, prueba de ello son las acciones ante la fase tres por la pandemia del coronavirus (Covid-19), que el rector de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) Adolfo Pontigo Loyola anunció a través de un mensaje en redes sociales y el Sistema Universitario de Radio y TV (SURTV) nuevas medidas para la formación académica de los estudiantes; entre ellas destaca concluir el semestre enero-junio 2020 de manera no presencial el 30 de mayo. Expresó que la institución ha debido considerar primero la salud y, de manera consecuente, las estrategias para el seguimiento de las responsabilidades. Subrayó que el desarrollo de la infraestructura tecnológica como la plataforma Syllabus, academias, tutorías, asesorías y bibliotecas virtuales, entre otras herramientas, permiten adaptarse a la actual emergencia bajo los criterios de equidad, inclusión, flexibilidad y empatía.

Comentarios