Universidades no deben ser castigadas por autoridades: Graue

357
graue

Ciudad de México.-

El rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) Enrique Graue Wiechers calificó de inaceptables las simulaciones, desvíos y asignaciones indebidas que la Auditoría Superior de la Federación (ASF) detectó en algunas universidades.

El deber de esas instituciones es usar de manera escrupulosa y transparente los recursos que la sociedad les otorga, subrayó al participar en la reunión por el 28 aniversario de la Asociación Autónoma del Personal Académico de la UNAM (AAPAUNAM), en la Casa Club del Académico.

“Los responsables deben rendir cuentas de sus acciones y responder por sus actos, pero las instituciones de educación superior no pueden ni deben ser castigadas todas por el indebido actuar, en algunos casos, de un puñado de autoridades o administradores irresponsables”, puntualizó luego de expresar que existen universidades públicas en riesgo de subsistencia para 2018, debido a que presentan desequilibrios presupuestales.

Es indispensable, dijo, que existan fondos de contingencia para salvaguardar la función de esas instituciones, necesarias para el futuro y la paz social de la nación.

“Estas situaciones de potencial quiebra financiera en algunas instituciones de educación superior tienen orígenes diversos, que van desde el flujo tardío e insuficiente de recursos estatales o mala planeación financiera, hasta acuerdos laborales indebidos que han impedido las reformas estructurales necesarias para el ejercicio presupuestal adecuado.

“Cualquiera que sea el caso, las universidades deben ser apoyadas para que puedan resolver en forma definitiva las carencias financieras a las que están sujetas”, recalcó el máximo universitario.

También expuso que hay congresos locales que han propuesto modificar la Ley Orgánica de alguna universidad pública con la pretensión de que su contraloría sea desligada de la administración universitaria e impuesta desde el poder local.

“Lo anterior es una flagrante violación a la autonomía universitaria y a la Constitución, debe ser rechazada enérgicamente. La autonomía lleva implícita la autogestión; solo así se pueden entender la libertad de cátedra y la autodeterminación del rumbo de nuestros quehaceres”, aseveró.

Las contralorías y los órganos internos de control universitarios, prosiguió, deben estar desligados de los intereses de la administración y electos por cuerpos colegiados para así poder cumplir, cabalmente y sin suspicacias, su labor.

Durante el encuentro, el rector informó que en el caso de la UNAM la ASF no reportó ninguna observación relevante al ejercicio de 2016, y reconoció la labor del Patronato Universitario y de la secretaría administrativa de la institución.

Indicó que la Universidad Nacional resistió este año los embates de un presupuesto apenas suficiente para cumplir con sus funciones sustantivas y pudo incrementar en 3 por ciento la matrícula del bachillerato y en casi 5 por ciento la de licenciatura y posgrado.

Además, la UNAM cumplió con la sociedad ante los recientes embates de la naturaleza.

“Lo hicimos con otras universidades y escuelas, con localidades, pueblos y con los estados de la República que se vieron afectados por los sismos. Y así lo seguiremos haciendo”, sostuvo.

Destacó que también “hemos vivido las consecuencias del crimen y la inseguridad que nos rodea, y se han hecho todos los esfuerzos para procurar erradicarlos, desoyendo a todas esas voces que pretendían desestabilizarnos con propuestas que resultarían en mayores actos de violencia e inseguridad”.

Ante la próxima revisión de las condiciones laborales del personal académico, Graue Wiechers manifestó que la rectoría hará todo lo que esté de su parte para que de manera responsable se logren acuerdos.

Este año, a pesar de los problemas económicos que afectan a la nación, la UNAM recibió un presupuesto suficiente con un incremento marginal en pesos reales.

“Con él seguiremos adelante y cumpliendo con los deberes encomendados por el país”, concluyó.

Los responsables deben rendir cuentas de sus acciones y responder por sus actos, pero las instituciones de educación superior no pueden ni deben ser castigadas todas por el indebido actuar, en algunos casos”

Comentarios