La doctora Alejandra Rosales Lagarde, investigadora de nuestra universidad y atenta lectora de este medio de información, nos envió un correo con necesarias aclaraciones sobre el curso de neurociencias que fue inaugurado el pasado 3 de julio en el Instituto de Ciencias de la Salud y del que se informó en este diario (Libre por convicción Independiente de Hidalgo, 4 de julio de 2017, página 16):
1.- La organizadora de este curso es la doctora Alejandra Rosales Lagarde y Génesis Vázquez Tagle es alumna de la maestría y coorganizadora.
2.- El curso cuenta con varios coordinadores en cada uno de los módulos: doctora Claudia Martínez Alcalá (cátedras Conacyt-UAEH), doctora Andrómeda Valencia (AA de psicología, UAEH), doctor Esael Pineda (AA de psicología, UAEH), doctora Erika Rodríguez (AA de matemáticas y física, UAEH) y la doctora Eva María Molina (AA de medicina, UAEH).
3.- El curso fue organizado como parte del trabajo de la cátedra Conacyt a la que pertenecen, en este caso, la doctora Claudia Martínez y la propia doctora Alejandra Rosales Lagarde. “No tuvo costo y por eso los alumnos, de forma voluntaria y además generosa, participaron de forma entusiasta y comprometida.”
4.- La fotografía de la contraportada es de la doctora Rosales y no de la maestrante Génesis Vázquez Tagle.
5.- La palabra neuroscience está escrita incorrectamente: neouroscience.
Sin duda, estos cinco errores en una nota cortaminan la credibilidad y profesionalismo de este medio. La explicación del director editorial, Jorge Romero, a este caso es que se trata de un “boletín de la universidad”, y que “ya me encargué de hacerle llegar un correo a Juan Moreno, director general de comunicación social de la universidad, para que investigue qué ocurrió con ese boletín”. Por lo que respecta a las correcciones, informó que “ya las hicimos en la página web”.
La explicación textual está dirigida a la doctora Rosales y a quienes participan en este curso y les da cuenta de la suma de situaciones que median la información, pero no es justificación. Lo que nos obliga a recapitular y reflexionar en Libre por convicción Independiente de Hidalgo, sobre cómo estamos informando y con qué responsabilidad. La exigencia de todo medio es siempre ser mejor y preservar en todo momento la exactitud, la veracidad de lo que se dice e informa. Valores y principios del buen periodismo.
Alex Grijelmo, periodista y autor de El estilo del periodista (1997) hace 20 años ya exponía y detallaba aspectos casi olvidados en la actualidad por esta lucha encarnizada de vender y sobrevivir de los medios, y viceversa: la ética en el periodismo. La ética, entendida como los preceptos y valores que rigen las acciones humanas; se asocia a la moral, a la forma de juzgar la conducta de los seres humanos.
Este aspecto, tan complejo y olvidado hoy, es lo que el autor decía que hace la diferencia entre los periódicos de primera y de segunda generación. Los primeros solo atienden normas gramaticales y léxicas, mientras que los de segunda generación atienden, además, criterios éticos, políticos o ideológicos, así como la autorregulación.
Estos principios se asocian directamente a la responsabilidad profesional, que requisita ecuanimidad frente a la condición humana del enfado, del enojo y la parcialidad; honestidad para publicitar las verdaderas fuentes de la información divulgada y evitar el plagio, y reconocer los errores en aras de la credibilidad; y, finalmente, la objetividad, no solo escrita sino gráfica, que se traduce en evitar la manipulación por intereses propios o ajenos, en afán de beneficio personal o institucional.
El caso de este boletín institucional sobre un evento de la misma universidad, lleva al planteamiento de nuestro diario a reconsiderar las dinámicas y forma de trabajo. Como ejemplifica este caso, no basta saber que se trata de un comunicado informativo formal y que en apariencia no hay responsabilidad, la hay si somos un medio serio y profesional: se requiere verificar, revisar y corregir, de ser necesario, porque cada texto no puede ser aclarado, ni corregido posteriormente.
Esta dinámica de trabajo hace la diferencia entre un diario de primera o segunda generación, de fondo y con compromiso social. Invitamos al equipo y dirección editorial a pensar en este caso y en su función informativa verídica, oportuna y comprometida.
Urgencia para el Independiente de Hidalgo pasar de medio de primera generación a segunda generación.

Comentarios

COMPARTIR
Artículo anteriorLa farsa Duarte, por el temor de EPN a que “cante”
Artículo siguienteReedita The Verve éxito de 1997

Doctora en ciencias políticas y sociales por la UNAM y especialista en estudios de la mujer por El Colegio de México. Periodista colaboradora en medios desde 1987. Defensora de lectores y articulista del diario Libre por Convicción Independiente de Hidalgo. Integrante del consejo editorial de la agencia de noticias Comunicación e Información de la Mujer AC. Docente universitaria desde 1995 en la UNAM. Profesora investigadora de tiempo completo en la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo desde 2008. Integrante y cocoordinadora del grupo de investigación Género y Comunicación en la Asociación Mexicana de Investigadores de la Comunicación. Línea de investigación y publicaciones sobre periodismo, comunicación y género.