Con o sin diseño, blancos o de colores, las mascarillas pueden reducir la carga viral, afirman expertos. Según la evidencia científica, las personas que usan protección facial captarán menos partículas del coronavirus, lo que haría que la enfermedad sea menos grave. La indumentaria es protección, además de un símbolo de solidaridad en el combate a la pandemia. En el inconsciente colectivo, la resistencia a portar el cubrebocas sigue vigente, se trata de una prenda con la que en adelante tenemos que aprender a vivir. Se trata además de una de las primeras recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud desde que inició la pandemia. Usar el cubrebocas ayuda a no contagiarnos, usarlo correctamente extiende esa posibilidad. Recomendaciones: Antes de ponerte un cubrebocas, lávate las manos. Cúbrete la boca y la nariz con la mascarilla. Evita tocarlo mientras lo usas, en caso de que lo hagas, vuelve a lavarte las manos con un desinfectante a base de alcohol o con agua y jabón. Cámbialo tan pronto como esté húmedo y no lo reutilices si es de un solo uso. Para retirarlo, quítalo por detrás, no toques la parte delantera del cubrebocas; deséchalo inmediatamente en un recipiente cerrado y lávate las manos. Desde hace tiempo los especialistas saben que las mascarillas pueden evitar que las personas propaguen los gérmenes, eso ha impulsado el debate en torno a esos accesorios que se han vuelto un elemento indispensable en nuestra vida cotidiana. El uso de protección facial no genera inmunidad al contagio, pero en el caso de asintomáticos podrían sugerir que los cubrebocas logran que la enfermedad sea más leve, reduciendo las hospitalizaciones y los fallecimientos. Seamos solidarios. Hidalgo se acerca al segundo pico de la pandemia, tan solo ayer se registraron 159 nuevos casos, en nuestras manos está evitar más decesos y el sufrimiento familiar implícito. #UsaCubrebocas. De filón. hasta ahora el Tribunal Electoral de Hidalgo no ha tirado ninguna elección en algunos de los municipios impugnados. Se viene lo bueno para el máximo órgano colegiado, en Pachuca y Tulancingo sí hay tela de dónde cortar.

Comentarios