La adverbialización de adjetivos es otra tendencia propia de la lengua española que ha alcanzado en México un alto grado de desarrollo, afirma Juan Lope Blanch.
Caminó tranquilo por la plaza. En lugar de: Caminó tranquilamente por la plaza.

El adjetivo

La función del adjetivo es determinar o calificar al sustantivo, cualquiera que sea el oficio que éste desempeñe en la oración. Esta determinación puede expresarse por simple asíndesis –unión entre proposiciones–: El perro negro y viejo.
O bien, por medio de una oración atributiva con los verbos ser o estar: El perro es negro y viejo.
En español, el adjetivo puede preceder o seguir al sustantivo al que se refiere, pero su valor cambia en uno u otro caso; ambos –sustantivo y adjetivo– comparten género y número.

El adverbio

Los adverbios, como los adjetivos, son palabras calificativas o determinativas, aunque estas modificaciones afectan directamente al verbo, adjetivo o a otro adverbio y no solo al sustantivo, como en el caso de los adjetivos.
La mayor parte de los adjetivos del español poseen la propiedad de formar adverbios de modo, mediante la adición del morfema -mente.

HID22-300720162

Adverbialización del adjetivo

La adverbialización del adjetivo puede simplemente usarla para calificar verbos y no solo sustantivos: El joven corrió rápido.
Rápido no califica al sujeto, sino especifica al verbo correr, pues rápido –que es un adjetivo– funciona como si fuera un adverbio de modo, como si respondiera a la pregunta: ¿cómo corrió el joven? El joven corrió rápidamente.
Algunos adjetivos que cumplen la función adverbial son:

HID22-300720162 - copia

 

El libro de las anécdotas

En El libro de las anécdotas varios autores le harán saber, a través de una serie de historias breves, por qué Borges no ganó el Nobel, qué le sucedió a Fleming –el de la penicilina– cuando era niño; descubrirá desde el ingenio de Churchill, la sagacidad mental de Cantinflas, la temeridad de Einstein, la memoria de Armstrong, hasta la desfachatez de Rossini, la franqueza de Shaw y la humildad de Brahms.
La obra le hará pasar ratos de grandes carcajadas e, incluso, lo ayudará a mantener conversaciones más amenas con cualquier persona. No se puede perder la oportunidad de leerlo.

 

Comentarios