De acuerdo con Rogelio Jiménez Pons, próximo titular del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), en diciembre de este año, tras la toma de protesta del presidente electo Andrés Manuel López Obrador (AMLO), se dará inicio al proceso de licitación del proyecto de desarrollo regional denominado Tren Maya, que es uno de los 25 proyectos estratégicos del siguiente sexenio 2018-2024 y se espera tenga un impacto directo en el desarrollo del sureste mexicano, específicamente en cinco entidades federativas: Yucatán, Quintana Roo, Campeche, Tabasco y Chiapas.

No es nuevo mencionar que en México las diferencias entre las distintas regiones son abismales, en 2017 el Bajío se posicionó como la zona de mayor crecimiento económico (5.3 por ciento), seguida del noreste (4.7 por ciento), oeste (3.9 por ciento), noroeste (3.3 por ciento), centro-sur (3.2 por ciento), este (2.9 por ciento), suroeste (2.8 por ciento) y, finalmente, el sureste con una tasa de crecimiento de apenas 0.8 por ciento; una revisión de todos los indicadores de desarrollo remarcan la desigualdad y las carencias de esta última región, por ejemplo, el promedio de escolaridad de los cinco estados involucrados en el proyecto es el más bajo del país: Campeche, Tabasco, Quintana Roo y Yucatán se acercan a siete años, pero Chiapas apenas toca los cinco años.

El plan de desarrollo regional, con un costo estimado de 150 mil millones de pesos, surge como una iniciativa para promover la creación de nuevos centros turísticos en el sureste del país, zona abundante en recursos naturales y atractivos turísticos, pero con un fuerte rezago social y económico; está proyectada la construcción de mil 500 kilómetros de vía férrea para un tren de mediana velocidad que provea tanto servicios de lujo para aquellos turistas que así lo deseen, como la difusión histórica de la cultura maya bajo la modalidad de un museo rodante y el desplazamiento al costo más bajo posible de los trabajadores de la región.

El pasado domingo 30 de septiembre, en su visita al estado de Hidalgo como parte de su gira de agradecimiento, Andrés Manuel López Obrador comunicó que la empresa canadiense Bombardier, mediante su planta de Ciudad Sahagún, líder en fabricación de vagones de ferrocarril para pasajeros, se perfila como la posible empresa constructora de los trenes del ferrocarril que se requerirán para la implementación del Tren Maya; ante ello, Bombardier México afirma estar al pendiente del proceso de licitaciones. No obstante, el Estado es poseedor de la facultad para adquirir bienes y servicios, no únicamente mediante licitaciones públicas, sino vía invitación restringida o adjudicación directa, mecanismos mediante los cuales la empresa Bombardier podría evitar el proceso de licitación.

La planta hidalguense de la empresa Bombardier se sitúa en el municipio de Tepeapulco, específicamente en Ciudad Sahagún, una de las zonas industriales de mayor relevancia para el estado de Hidalgo. La empresa desde su creación como entidad púbica mexicana, como parte importante de la Constructora Nacional de Ferrocarril, ha impactado de forma positiva en el desarrollo de la región, mediante la creación de empleos directos e indirectos; en relación a la cantidad de trabajadores, la planta de Ciudad Sahagún actualmente provee más de 2 mil empleos a nivel operativo, cuyos sueldos se colocan en un rango superior al promedio hidalguense. Cabe mencionar que la empresa promueve la especialización y capacitación de sus obreros en forma permanente, lo que eleva la calidad de vida de los trabajadores y sus familias.

Si la empresa Bombardier, planta Ciudad Sahagún, logra posicionarse como fabricante de los trenes del proyecto Tren Maya, necesariamente tendrá un impacto positivo para el estado de Hidalgo, pues si bien el mercado global de la industria de los ferrocarriles ha mostrado en los últimos años un comportamiento dinámico, al contextualizarnos dentro de las actuales disputas comerciales a nivel internacional, la industria de transportes es una de las más vulnerables; cabe mencionar que aproximadamente el 90 por ciento de la producción en México de la transnacional Bombardier tiene como destino la exportación.

Bombardier, planta Ciudad Sahagún, cuenta con la capacidad de proveer la construcción, operación y mantenimiento de las vías férreas que proyecta el Tren Maya, y por ahora es cuestión de esperar la decisión que tome el gobierno del siguiente sexenio, en relación al proceso de adquisición de los trenes para pasajeros que se espera recorran Yucatán, Quintana Roo, Campeche, Tabasco y Chiapas.

Comentarios