El presente año ha sido espectacular para Disney. Por un lado, terminaron todo un ciclo de películas de superhéroes con Avengers: Endgame; en otra parte, con Pixar lanzaron Toy Story 4 y recobraron la confianza de los fans de hueso colorado. Finalmente, 2019 fue el año en que realizaron más adaptaciones de sus llamados “clásicos”, que si bien no terminan de cuajar entre toda la afición, sí poseen una que otra propuesta que refresca las versiones animadas originales. Con esto de por medio, ¿qué tanto vale la pena la versión live action de El rey león? Primero que nada, debemos admitir que la gran mayoría de los clásicos animados de Disney no necesita una versión live action, por más curiosidad que nos dé ver en carne y hueso a personajes como Blanca Nieves, Dumbo o Simba. A pesar de esto se han hecho un par de buenas aproximaciones, como es el caso de La bella y la bestia (2017) de Bill Condon y El libro de la selva (2016) de Jon Favreau. Y es este último director quien se echa el paquete de rehacer una de las películas más amadas de todos los tiempos: El rey león (1994).

Tras ser uno de los responsables del surgimiento y éxito del universo cinematográfico Marvel, así como el éxito de El libro de la selva, nos quedó claro que el cineasta neoyorquino era el mejor candidato para este filme. Se nota que ha mejorado su forma de trabajar, que posee más recursos para ello y además sabe imprimir su propio sello en cada proyecto que realiza. No obstante, el propio Favreau sabía de antemano que su visión perdería ante el filme original, así que su propuesta se limita a respetar el material base y ofrecer unas cuantas escenas que brindan frescura a El rey león 2019. Esto no tiene nada de malo, y de verdad se nota el esfuerzo, pero es difícil luchar contra los recuerdos de la infancia de millones de personas.

Eso sí, visualmente es impresionante. Si bien El rey león 2019 no posee el colorido de la versión de 1994, sí nos ofrece un ecosistema vivo y lleno de texturas. Uno no puede evitar sentirse inmerso en esta atmósfera, es como sumergirse en Animal Planet o Discovery Channel. Mención aparte para la animación de cada una de las especies que aparece en el filme; desde la regia melena de Mufasa hasta los colmillos gastados de Pumba, es arrollador el nivel de atención que Favreau y su equipo brindaron por volver “reales” a estos personajes. Por desgracia, se pierde cierta emotividad en los gestos de los animales, lo cual le quita el encanto a varias escenas, entre ellas las musicales.

Y hablando de ello, da gusto tener de vuelta la banda sonora de Hans Zimmer, quien hace 25 años supo mezclar diversos sonidos africanos que continúan retumbando en nuestros corazones. Por otro lado, también tenemos las canciones creadas por sir Elton John, aunque con una arregladita muy ad hoc por parte de Pharrell Williams. Temas, como “Can you feel the love tonight?”, suenan como si el tiempo jamás hubiera pasado en ellas. Todo un acierto.

En cuanto al elenco, estamos satisfechos. Si la escuchan en inglés tendrán las voces de Donald Glover (Simba), Beyoncé (Nala), el legendario James Earl Jones (Mufasa), Seth Rogen (Pumba) y Chiwetel Ejiofor, quien se adueña completamente de Scar, uno de los villanos más odiados en el universo Disney. Si optan por la versión al español, tenemos una buena combinación de leyendas del doblaje, nuevas voces del rubro y actores-cantantes: Carlos Rivera y Fela Domínguez son entrañables como Simba y Nala, justo como en la versión teatral; Sebastián Llapur brinda a un Mufasa muy emotivo, mientras que Roberto Pisano hace de Scar un personaje muy intimidante sin alzar la voz. Por último, hay que reconocer a Disney por incluir a don Arturo Mercado, quien en la versión de 1994 interpretó a Simba adulto y ahora brinda su voz a Rafiki, el mandril chamán de la sábana.

Teniendo estos factores en cuenta, ¿vale la pena El rey león 2019? La respuesta es sí, aunque obviamente no supera al clásico animado. Se agradece el espectáculo visual que Favreau ofrece, pero la pérdida de magia y emotividad hará que más de uno se cuestione lo que vio en pantalla. Eso sí, dentro de los live action de los clásicos de Disney, El rey león se erige como una de las mejores adaptaciones, sin pensarlo dos veces.

@Lucasvselmundo [email protected]

Comentarios