Posiblemente la gran mayoría de los países desarrollados busca tener universidades estatales de clase mundial, pues es parte de su política de Estado apoyar y fortalecer a universidades que le dan un fuerte impulso a la ciencia, tecnología y empresa, porque saben el valor agregado y su contribución al desarrollo de la sociedad.
Además, la agenda de las potencias maneja cada vez más en sus relaciones internacionales el componente estratégico científico-tecnológico, empresarial. Asimismo, a nivel internacional, las innovaciones producidas en las universidades se han transformado en una importante fuente de valor agregado para el desarrollo y bienestar de los países, a través de la innovación y la transferencia tecnológica. Porque para tener universidades de calidad y relevancia internacional, las universidades tienen y requieren diferentes fuentes de ingresos para financiar su quehacer, para formar a sus estudiantes y fomentar la creación y transferencia de conocimiento de excelencia con empresas de diferente alcance y orientación.
Por lo anterior, es muy relevante que la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), a través del tiempo, haya realizado convenios de colaboración académica con diferentes instituciones, donde las y los estudiantes de las distintas carreras podrán realizar servicio social y prácticas profesionales relevantes, lo que la ha llevado a cumplir con el objetivo fundamental marcado por el modelo educativo de la institución, fortaleciendo la parte de la enseñanza de calidad.
Por ello son tan importantes las actividades como el desarrollo de cursos, como el realizado recientemente en nuestra máxima casa de estudios. En ese contexto, investigadores y miembros de la Red de Vinculación de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo participaron en el Curso de tecnología e innovación, impartido por José Luis Cárdenas, del Instituto de Innovación y Transferencia de Tecnología de Nuevo León, con el fin de conocer casos de éxito en el desarrollo de parques científicos.
Los excelentes resultados obtenidos por la UAEH, así como de su Patronato Universitario en su contribución permanente a toda actividad tendiente a la calidad y mejoramiento de la educación, son motivo de orgullo.
En efecto, “cultivar el jardín” es un trabajo constante, en el que no es fácil la labor, es trabajo continuo de servicios socialmente relevantes, apoyando la formación de muchos profesionistas hidalguenses que sin una universidad pública fuerte no habrían podido continuar sus estudios. Es tiempo de valorar la importancia estratégica de las universidades, porque un país sin educación de calidad difícilmente puede sustentar un crecimiento estable y, menos, lograr el desarrollo. De ahí la importancia por lo que debiera estar presente en la agenda de las políticas públicas la educación superior en los próximos años. Finalmente, con mis mejores deseos. Feliz Año Nuevo. ¡Enhorabuena!

Comentarios

COMPARTIR
Artículo anteriorEdición Impresa 30 de diciembre 2017
Artículo siguienteExtraditarán a Borge la próxima semana

Doctor en ciencias de los materiales, ingeniero minero metalúrgico por la UAEH y maestro en ciencias en geología minera por el Instituto Politécnico Nacional. Profesor investigador de la Autónoma de Hidalgo y miembro del Sistema Nacional de Investigadores. Colabora en Libre por convicción Independiente de Hidalgo desde 2009.