La única forma en que los gobiernos actuarán realmente para perseguir a quienes delinquen y para evitar que sea trastocado nuestro orden social es, precisamente, con la participación activa de la sociedad civil organizada. Por eso, es necesario reconocer el posicionamiento que ayer leyeron más de 64 asociaciones civiles que se unieron, no solo para condenar el artero asesinado de Ruy Lohengrin, sino para exigir que la investigación sea “seria y expedita”. Las organizaciones civiles también decidieron crear un correo electrónico ([email protected]) cuyo objetivo es que quienes hayan sido testigos del asalto y homicidio aporten información que permita llegar más rápido con los sospechosos. Pero además, las organizaciones exigieron a las autoridades trabajar de manera coordinada, no solo para identificar a los agresores, sino para prevenir futuros asaltos en las carreteras que cruzan la entidad. Esta postura unida, seguramente tendrá efecto en las autoridades encargadas de la investigación, pero también en la sociedad hidalguense. Las organizaciones civiles han sido uno de los mejores motores de la transformación, por lo que el asesinato de Ruy podría ser un parteaguas que busque alinear sus esfuerzos en nuestro estado y así obtener mejores resultados. De filón. Según el informe correspondiente al cuarto trimestre de 2017, Hidalgo mantuvo una deuda subnacional de 5.8 mil millones de pesos, generada en un 98 por ciento por el gobierno del estado, esto de acuerdo con el reporte Obligaciones financieras de las entidades federativas de México, difundido esta semana por la Cámara de diputados.

Comentarios