Como cualquier otra vela, están hechas de cera y de un pabilo, sus colores varían y miden de cuatro a seis centímetros.Esa tradición surgió en la antigua Grecia, donde se celebraba a la diosa Artemis con un pastel y velas que simbolizaban la luz de la Luna.
El hábito de pedir un deseo y soplar las velas, viene de la creencia de algunas culturas de que el humo lleva las plegarias a los cielos.
Se cree que la costumbre de poner velas en los pasteles, según los años cumplidos, surgió en Alemania en 1746 cuando el conde Ludwig Von Zinzindorf celebró su cumpleaños así.
Las velas simbolizaban “la luz de vida” en Alemania durante la Edad Media. Se festejaba a los niños con un kinderfest donde se les regalaba por la mañana un pastel con una vela prendida y por la noche debían apagarla.
En México, se acostumbra prender las velas, cantar las mañanitas y apagarlas de un soplido.
Actualmente existen gran cantidad de tipos de velas de cumpleaños; de las que por más que le soples jamás se apagan y las que sueltan chispas, entre otras.
Su precio oscila entre los 35 a los 150 pesos, según el tamaño y la forma.

Semblanza El  Diablo

La figura del Diablo es, como tantas otras cosas en nuestra época, de profunda ignorancia. Por tanto, Algarabía, con su peculiar estilo, sencillo y ameno, recuerda en ese libro la palpable y diversa presencia, para mal y para bien, del Diablo en nuestra cultura. Aquí, querido lector, usted podrá echar un pronto y sucinto vistazo; lo mismo a las obras de arte pictóricas que literarias, musicales o culinarias, que han abordado los temas en torno al Diablo o se han valido de su figura para expresar emociones, describir características peculiares y plantear problemas de relevancia universal. También, le será posible rastrear los orígenes históricos y religiosos de las diferentes mitologías sobre demonios, diablos y demás seres infernales, así como observar su desarrollo a lo largo del tiempo por medio de una variopinta gama de manifestaciones culturales.

Fernando Montes de Oca Sicilia

Comentarios