Vende Shell gasolinas más caras del país

305
Shell,gasolinas

En Hidalgo hay al menos 11 estaciones de servicio de esa cadena

LAURA ELIZABETH TREJO / NOTIMEX
Pachuca.- En Hidalgo operan al menos 11 estaciones de servicio de la marca Shell, la cual fue exhibida ayer por el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) como la que tiene los precios promedio más altos del país, y que corroboró una consulta realizada por este medio.

Entre el 6 y 12 de abril, el promedio de precios más caro para la gasolina Magna fue reportado en las estaciones Shell con 20.23 pesos el litro y la más económica en Petroseven, donde era ofertada en 18.74 pesos.

En tanto, en las estaciones de servicio de Pemex esa variante de gasolina se ubicó en un precio intermedio de 19.51 pesos.

En el caso de la gasolina Premium, Shell también vendió el combustible más caro con un valor de 21.61 pesos por litro, seguido de Walmart con 21.24. En tanto que el combustible más barato se encontró en Petroseven, con un costo de 20.35 pesos y Arco con 20.41.

En la entidad, los puntos de venta Shell están localizados en Pachuca, San Pedro Huaquilpan, Zapotlán, Tizayuca, Tulancingo, Tula y Huasca.

En su conferencia matutina de ayer, el presidente cumplió su promesa de poner en marcha el programa Quién es quién en los precios para exhibir cada semana a las gasolineras que tienen los precios de venta más altos.

Lo anterior, como una medida para mantener un equilibrio y que se cumpla con el compromiso de que no aumenten los precios de los combustibles.

Tras el “balconeo” del presidente, la cadena de gasolineras Shell aseguró que con los precios de los combustibles que ofrece son consistentes con su oferta de valor, además de que los mercados donde opera tiene una posición competitiva que se evidencia al analizar las diferencias en el precio de venta al público, las cuales son muy reducidas, lo mismo que el margen de ganancia.

De acuerdo con la compañía, el precio de venta al público de combustibles está compuesto por el costo de la molécula, logística y distribución, que representa entre 60 y 65 por ciento, más los impuestos en 25 o 30 por ciento, mientras que el margen de utilidad asciende hasta 10 por ciento que se divide entre el comercializador y el distribuidor.

En un comunicado, Shell México argumentó al respecto que si bien se ha registrado una reducción en el impuesto especial sobre producción y servicios (IEPS), el incremento en el precio del crudo ha erosionado el impacto del gravamen en el precio final de los combustibles.

Y es que, detalló, al iniciar 2019 la mezcla mexicana de petróleo cotizó en 43.65 dólares por barril, mientras que para el 12 de abril alcanzó los 63.59 dólares por tonel, por lo que al ser ese el insumo indispensable para producir gasolina, los precios de la molécula se ven automáticamente impactados.

“En los estados en los que operamos y donde ocupamos sitios óptimos para atender a nuestros clientes mantenemos una posición competitiva que se evidencia al analizar las diferencias en el precio de venta al público, las cuales son muy reducidas.”

Además, expuso, las gasolineras Shell representan solo 1.0 por ciento del total de estaciones de servicio en el país, por lo que no son un actor preponderante que pueda impactar de manera decisiva en los precios de venta al público.

En Hidalgo, gasolineros dijeron que mercado es libre

A nivel local, la Unión Global de Gasolineros en Hidalgo, que preside Raúl López Manjarrez, indicó que la reforma energética liberó los precios del combustible, por lo cual cada estación puede fijar el costo que más le convenga.

Comentarios