CAROLINA GONZÁLEZ
Pachuca

La homosexualidad, como la mayoría de los temas sobre sexualidad, está rodeada de mitos, tabúes, pensamientos, comentarios negativos y, sobre todo, rechazo, entre otras cosas, pues aún existe mucha confusión de términos y desconocimiento sobre el tema.
Cuando hablamos de homosexualidad nos referimos a la “mayor atracción o preferencia de una persona por relacionarse afectiva y/o eróticamente con personas de su mismo género/sexo”. La palabra “preferencia” no significa que esta sea una decisión o selección, sino por el contrario, es una inclinación natural. ¡Ojo!, el hecho de que una persona tenga prácticas homosexuales, como por ejemplo un hombre que tiene relaciones sexuales con otro hombre, no significa que esa sea su preferencia genérica, debido a que muchas de estas prácticas son por experimentación sexual, lo cual no determina en nada la preferencia.

¿Se nace o se hace homosexual?

Durante muchos años se han planteado hipótesis y realizado investigaciones sobre las posibles causas de la homosexualidad y cada vez existen más estudios que muestran y apoyan su origen genético. Es decir, la homosexualidad no se “adquiere o elige” en el transcurso de la vida, sino que el potencial genético existe desde el nacimiento. La preferencia genérica es un aspecto en el cual la persona no tiene participación; somos heterosexuales, homosexuales o bisexuales sin que hayamos decidido serlo en ningún momento.

Por ello, es importante tener en
cuenta tres cosas:

1 Aunque se nazca con potencial homosexual, la homosexualidad no empieza a manifestarse hasta la pubertad o adolescencia, ya que en la niñez no hablamos de preferencia genérica u orientación sexual.

2 Por lo general, la mayoría de las personas al finalizar la adolescencia se identifican como homosexuales, heterosexuales o bisexuales. Sin embargo, en cualquier etapa posterior de la vida puede manifestarse la homosexualidad u otra preferencia genérica.

3 Los factores sociales y culturales pueden llegar a establecer o influir en las diferentes formas de manifestación de la homosexualidad. Es decir, no existe ningún suceso, como el abuso sexual infantil, que te “convierta” en una persona con preferencia genérica homosexual. Sin embargo, estos sucesos o las diferentes situaciones vividas por cada persona, sí pueden influir en cómo la persona exprese, viva y manifieste su homosexualidad.
No obstante, y pese a todo lo anterior, hay algo que como sociedad siempre debemos tener presente, las personas con preferencia genérica diferente a la heterosexual tienen los mismos derechos humanos que cualquiera, por un simple hecho… ¡Ser seres humanos!

La palabra
“preferencia”
no significa que esta sea una decisión o selección, sino por el contrario, es una inclinación natural

 

 

 

 

 

No votes yet.
Please wait...

Comentarios