Pachuca.- La plaza Constitución, en el centro histórico de Pachuca, dejó atrás a los ambulantes para dar paso a los puestos que se dedican a preservar una de las más arraigadas tradiciones católicas: vestir al niño Dios.

Frente a los puestos, mujeres, ya entradas en edad, cargan a la figura de Jesús bebé en pequeñas canastas buscando el atuendo perfecto para la celebración del Día de la Candelaria, que tendrá lugar en tres días.

Los costos de las vestimentas son variados, pero arreglar una figura pequeña implica desembolsar 50 pesos; no obstante, los comerciantes comercializan ropones de hasta 800 pesos cada uno debido a que fabricación ostenta tela y bordados especiales.

Un rango intermedio entre esas tarifas, ronda en los 400 pesos, según constató un recorrido realizado por Libre por convicción Independiente de Hidalgo.

Recorrer los puestos permite observar la pasarela de trajes que representan las diferentes vocaciones de Jesús: el niño de la Misericordia, Sagrado Corazón, Niño del Bautismo, Niño de los Milagros o bien, el Niño de las Palomas, uno de los más solicitados.

Más información en la edición impresa de mañana

Comentarios