Quién imaginaría que las omisiones en las que incurrieron los partidos políticos en el pasado proceso electoral ordinario y extraordinario se convertirían en un verdadero Viacrucis para las distintas fuerzas políticas. El galimatías financiero alcanza sin compasión a los siete partidos con registro en la entidad. Tan solo por concepto de multas el Instituto Estatal Electoral (IEE) deberá retener 40 millones 28 mil 224 pesos. En ese apartado el más lastimado es el PRI, con una sanción de 10 millones 655 mil 577 pesos, seguido de Acción Nacional con 8 millones 330 mil 383 pesos y al fondo aparece el PES, que comanda el diputado Alejandro González Murillo, con 108 mil 578 pesos. El Partido Verde será el instituto con el plazo más largo para pagar remanentes y multas, 60 meses. Durante ese periodo, cinco largos años, el partido del tucán tendrá reducción de 50 por ciento a la prerrogativa mensual que recibe como financiamiento público. En este calvario le acompaña el PAN, que tardará 53 meses en pagar más de 15 millones de pesos por concepto de multas y remanentes de los procesos ordinario y extraordinario celebrados en 2015. El ayuno financiero pegará en algunos aspectos como el laboral. Obligadamente los partidos políticos tendrán que prescindir de los servicios de personal, sino es que ya lo hacen. Y es que el IEE empezará a aplicar los recortes mensuales de 50 por ciento a su financiamiento desde este mes. Por ello y considerando que este no es año electoral, la guillotina alcanzará sobre todo a trabajadores de confianza. Por esta razón cada partido deberá entrar, al menos durante lo que resta del año, en un esquema de austeridad. Las sedes partidistas verán mermada su operación, pero sin lugar a dudas el aparato burocrático será el más castigado. En plena Semana Santa, temporada de ayuno, los partidos alistan una reingeniería a sus nóminas. Al final de cuentas esto traerá varias lecciones: cuidar más las logísticas, las estrategias de campaña y, en algunos casos, la selección de candidatos para evitar sanciones que seguro dolerán al bolsillo. De filón. La Secretaría de Finanzas del gobierno estatal firmará convenios de colaboración con los municipios para asesorarlos sobre la elaboración y presentación de sus cuentas públicas, tal parece que la oficina de la tesorera Jessica Blancas le tiene que hacer la tarea al infumable Instituto Hidalguense para el Desarrollo Municipal.

Comentarios