Vibra el Palacio con Garbage y Blondie

95
blondie
Hubo un total de 13 mil 500 espectadores, cifra oficial proporcionada por la promotora Ocesa

JUAN CARLOS GARCÍA / AGENCIA REFORMA
Ciudad de México

Divas rockeras, adrenalina musical y rolas para todas las edades, al 2×1 y con mucha energía.
En el cierre del Rage and Rapture Tour que protagonizaron Garbage y Blondie el lunes por la noche en el Palacio de los Deportes, los coros, los encendedores, los gritos y los aplausos no pararon de alimentar el espíritu de los músicos sobre el escenario.
Desde las 20:45 horas y por cerca de tres horas, con un intermedio de 20 minutos, las dos bandas ofrecieron al público un repaso de los que han sido sus grandes éxitos, además de sus novedades: Strange Little Birds, de la agrupación liderada por la escocesa Shirley Manson, y Pollinator, de la que comanda la floridense Deborah Harry.
“Ojalá estas aventuras nunca terminaran, pero así sucede y solo puedo decir gracias Debbie, esto ha sido fantástico”, expresó Shirley a la mitad de la intervención de su grupo, la cual duró alrededor de una hora con 15 minutos, y que fue la primera.
Hubo un total de 13 mil 500 espectadores, cifra oficial proporcionada por la promotora Ocesa, y gran expectativa por ver las dos bandas, las cuales sufrieron un poco la deficiencia del sonido, pues no hubo buena ecualización en el lugar con ninguna de las dos agrupaciones.
Un total de 15 canciones interpretó la agrupación que inició la aventura musical, y que incluyó piezas ampliamente reconocidas por el público, como “Sex is not the enemy”, “Paranoid”, “Cherry lips” y “Cup of coffee”.
Vestida toda de rojo, y con su actitud de estrella única, Manson agradeció que hubiera seguidores de todas las edades y que muchos jóvenes se supieran los hits con los que cerraron su velada: “Stupid girl”, “Push it” y “Vow”.
Se despidió la agrupación y tras un receso, en el que los técnicos y staff acomodaron el escenario y los instrumentos, dieron paso a Blondie. Los primeros tuvieron de fondo solo una cortina brillante, mientras que la segunda banda mostró una pantalla gigante dividida en tres y donde proyectaron clips desde el inicio.
“One way or another” y “Hanging on the telephone” fueron las piezas que eligió la agrupación estadunidense para abrir su intervención, en la que Debbie apareció con antifaz de abeja reina y una capa que decía “Stop fucking the planet” (Paren de chingarse al planeta).
“Esa Shirley Manson sí que puede cantar, esto no debería haber terminado y es el último show, así que vamos a divertirnos”, expresó la cantante e invitó a todos a continuar la cantada, bailada y gritada.
Cantaron “Fragments”, “Fun”, “Call me” y “Gravity”, de su más reciente producción, la cual incluye en su portada la ilustración de una abeja, y encantaron con su versión de “My heart will go on”, además de “The tide is high”.
“Lo siento, es que debería estar más tiempo en la Ciudad de México porque sí que la altura me afecta. Disculpen que esta canción no la haya terminado como se debía, se las debo lo siento, lo siento mucho”, señaló Harry, de 72 años al terminar “Rapture”.

No votes yet.
Please wait...

Comentarios