Rock a borbotones, con distintos estilos y matices, inundó el sábado el primer día del Festival Iberoamericano de Cultura Musical

JUAN CARLOS GARCÍA / AGENCIA REFORMA
Ciudad de México

Rock a borbotones, con distintos estilos y matices, inundó el sábado en el primer día del Festival Iberoamericano de Cultura Musical, conocido como Vive Latino, en donde convergieron 80 mil fans amantes del género y artistas de diversas latitudes del país y del mundo.
Una de sus estrellas Noel Gallagher, con su banda High Flying Birds, fungió como cabeza de cartel en el escenario Escena Indio, en donde, además de cantar “Little by little” y “The importante of being idle”, deleitó con uno de los máximo hits de su carrera con Oasis, “Wonderwall”.
Un hervidero de fantáticos propició el bullicio desde antes de las 12 horas y ya entrada la noche, con largas filas para el chupe, “casitas” entre amigos para prender los cigarros de mariguana y volados para ver quién cruzaba los espacios más llenos para ir a comprar alguna botana. Todo fueron filas: para el baño, para recargar pulseras, para comprar recuerdos oficiales, para adquirir un cigarrillo, para caminar hacia el estacionamiento.
Entre las 18:30 y las 21:30 horas, los locatarios con alimentos con carne, como hamburguesas, pizzas, crepas y tacos, suspendieron la venta por petición de Morrissey, declarado vegano, quien cantó en el escenario principal Indio, de 20 a 21:10 horas.
Morrissey también prohibió el consumo de carne en el área de media partners, ubicada en la parte trasera del templete donde actuó, ya que su camerino se encontraba justo en ese recinto.
El británico apareció puntual y animado, cumpliéndole a los fans que esperaron años para verlo en esa verbena musical.
El británico, de 58 años, interpretó “Suedehead” y “How soon is now?”, entre otras, e hizo, en diversos momentos, homenajes a Joey Ramone y Elvis Presley, quienes aparecieron en las pantallas gigantes. Pero lo que más algarabía causó entre la concurrencia fue cuando aparecieron imágenes de tauromaquia, expresó: “este es un tipo de dolor, dolor, dolor” y cantó “The bullfighter dies”.
Cervezas en mano, casi copeteadas, paletas de hielo y donas, fueron de mano en mano entre los aficionados al rock nacional e internacional que no pararon de caminar entre escenario y escenario en el Foro Sol, donde la rueda de la fortuna tuvo su acostumbrado éxito, pues la cola nunca bajó de 50 personas, que esperaron pacientemente para subir.
Durante la intervención del combo Rock en Tu Idioma Sinfónico, liderado por Sabo Romo, se animó el ambiente con la participación de Cecilia Toussaint, quien cantó “Carretera”, y con José Fors, “El son del dolor”.
La euforia creció con Víctimas del Doctor Cerebro, ya que su vocalista pidió a los fans que hicieran una lluvia de basura, y cajas de pizza, cervezas, refrescos, churros y tacos volando por los aires.
Los asistentes pasearon por todo el sitio, como si fuera una kermés maximizada, ataviados con gorras de beisbolista, penachos, sombreros vaqueros y coronas de flores; también destacaron máscaras de Morrissey y de Molotov, antifaces de unicornios o de Darth Vader, pintura sobre la piel y diseños exóticos.
A la medianoche, Molotov salió a escena con su cargamento de rolas sociopolíticas y de “Amateur” a “Chinga tu madre” generaron el clamor masivo, contrastado con el cansancio ya de algunos asistentes tirados al piso, o borrachos, ya dormidos, que buscaron su rinconcito para descansar mientras terminaba la jornada.
Con todos al unísono cantando “Gimme tha power” Tito gritó: “Pinche país, nos está yendo de la pinche verga.”. Los aplausos y los chiflidos de aprobación fueron generales.

Participaciones

Noel Gallagher,
con su banda High Flying Birds
Morrissey
Víctimas del Doctor Cerebro
Molotov

Comentarios