Recién ascendido al nivel dos por el Sistema Nacional de Investigadores (SNI), Vicente Castellanos es doctor en ciencias políticas y sociales, especialista en estudios de cine, coordinador del grupo de investigación Comunicación intercultural de la Asociación Mexicana de Investigadores de la Comunicación (AMIC), profesor investigador de tiempo completo en la Universidad Autónoma Metropolitana Cuajimalpa, coordinador del posgrado en la misma institución y catedrático en la UNAM, pero sobre todo uno de las mejores amigos que tengo, hermano y cómplice, hijo y colega.
Cuando una persona merece tal reconocimiento pero cuando además es alguien a quien quieres con el alma y estás bien correspondida, el orgullo y el cariño provocan que celebres honesta y gozosamente con tu amigo.
Los primeros acercamientos con él fueron “extraños”, ya que una de mis hermanas era su compañera en una universidad donde coincidieron como profesores en una licenciatura de comunicación. No le simpatizaba y constantemente se quejaba de sus actitudes y formas de ser. Por supuesto, me interesó conocerlo pero fue hasta que entramos a estudiar la maestría que lo pude ver por primera vez. Tomamos un curso juntos y desde el primer día simpatizamos. Malévolo de inmediato advirtió que me parecía a mi hermana pero “tú eres buena gente”, río divertido. Luego estudiamos juntos el doctorado y me encantaba acompañarlo en sus coloquios, donde analizaba con verdadera pasión diversas películas. Siempre advertía más allá de lo que se veía en la secuencia, se emocionaba al advertir un rasgo del director o un detalle que delatara alguna de sus categorías construidas.
Fue presidente de la AMIC y generosamente me invitó a formar parte de su comité. Desde ese momento empezó a surgir una linda amistad. Fue coordinador de la licenciatura de comunicación en la UNAM y siempre recibí de él un trato justo y una solidaridad que me sorprendía pero que agradecía mucho. La UAM lo invitó a integrarse a su equipo y se fue para allá a seguir trabajando sus líneas de investigación: cine, cine y cine.
En estos ritmos de clases, publicaciones y conferencias, cada vez coincidimos más en perspectivas así como en complicidades. Yo le daba lata con la perspectiva de género y él en que me sumara a trabajos más analíticos. Así empezamos a presentar trabajos juntos y analizamos filmes como Beawolf y Quemar las naves o las masculinidades en el cine mexicano.
Este 2016 hicimos juntos una estancia en Guadalajara, él con su tema de cine y yo con las mujeres periodistas. Juntos y diferentes, amigos y cómplices, honestidades gozosas, mi amigo Vicente Castellanos celebra este mes su cumpleaños número 50.

Comentarios