Victoria nació el 23 de septiembre de 1838 en Homer, Ohio, Estados Unidos; su familia fue numerosa ya que era la séptima hija de los 10 que tuvo la familia Claflin; su madre fue la señora Roxana Hummel, sin estudio alguno, considerada como analfabeta que se dedicaba a la terapia espiritual; su padre de nombre Buckman Claflin era una persona sumamente estafadora, también sin estudios y, el oficio que desempeñaba y al cual se dedicaba de tiempo completo era vendedor de aceite de serpiente. Esa familia emanaba de un grupo empobrecido de Ohio. De los 10 hijos, solo sobrevivieron seis.

A través de la historia de cualquier país, nos encontramos con la antagonista situación del rechazo total y pleno hacia la mujer, tanto en la educación como en el matrimonio, en la religión, en el estudio de la ciencia, en las artes y, en absolutamente todo, el desaliento estaba totalmente reservado a las mujeres. Para ellas el estudio estaba vetado, por la sencilla razón de que únicamente los hombres eran quienes podían y tenían acceso a todo; claro está, apoyados por las figuras principales de la familia y también, de la sociedad en general en esas épocas de antaño.

La historia de vida de Victoria es muy interesante para los Estados Unidos, ya que fue una reformadora estadunidense poco convencional, que en varias ocasiones defendió causas tan diversas como la mujer, el sufragio, amor libre, socialismo místico y el movimiento del dólar. Pionera, por ser la primera mujer en postularse para la presidencia de Estados Unidos (1872), siendo una época tan difícil la del siglo XIX, visionaria. Asimismo, es interesante por haber sido una señora más que luchó por los derechos de las mujeres. (Gabriel, 2018).

Su educación fue muy corta, ya que únicamente tuvo la oportunidad de estudiar tres años de educación formal, pero, los maestros que la tuvieron como alumna la consideraron como una estudiante muy inteligente. Contando con únicamente 11 años de edad, las autoridades del lugar expulsaron a la familia por considerarla defraudadora por lo que vendían y se vieron con la necesidad de abandonar Ohio.

Al contar con 15 años, Victoria conoció a Canning Woodhull por padecer una enfermedad en ese momento y él tenía el oficio de médico, porque practicaba la medicina; para esos años, el Estado no solicitaba título alguno, ni licencia para llevar a cobo dicha práctica; él contaba con 28 años y se entendieron románticamente llegando a casarse, de ese matrimonio nacieron sus dos únicos hijos de nombres Byron y Zula Maude y poco tiempo después de haber nacido sus hijos, grande fue la sorpresa de Victoria, al descubrir que Canning era un alcohólico, por lo que dispuso divorciarse, pero decidió conservar el apellido Woodhull. En 1866 conoció al coronel James Harvey Blood de quien se enamoró de nuevo y decidió contraer matrimonio por segunda ocasión y dio la casualidad de que para el coronel también era su segundo casamiento.

La historia del feminismo norteamericano estuvo plagada de nombres femeninos, republicanas y demócratas, federalistas y whigs, protestantes y católicas, jóvenes y mayores, blancas y afrodescendientes, nombres de mujeres dispuestas a romper las injustas barreras del patriarcado y conseguir una igualdad real entre sexos, pero tomar postura para presentarse como candidatas a la presidencia, Victoria fue la primera de todas ellas. (Havelin, 2007).

Para 1868 viajó con su hermana a Nueva York, donde conoció a Cornelius Vanderbilt quien acababa de enviudar y de familia acaudalada, les brindó su apoyo económico y ellas abrieron una bolsa de valores Woodhull, Claflin, & Company, que gracias a su buen desempeño obtuvieron fructíferas ganancias y con ellas instalaron en 1870, la revista Woodhull y Claflin´s Weekly, donde se escribió de reformas y derechos de la mujer que propugnaba una igualdad moral para hombres y mujeres, el socialismo, el sufragio femenino, legalización de la prostitución y cambios de vestimenta, así como una teoría que rechazaba el matrimonio convencional y abogaba por el amor libre.

Asimismo, defendió la libertad y derechos de la mujer:

“¿No hay remedio para todo este mal estado de las cosas? Ninguno, solemnemente creo; ninguno, por medio de la represión y la ley. Creo que no hay otro remedio posible sino la libertad en la esfera social… La libertad es una gran panacea. Será cuando las mujeres sean arrojadas más por sus propios recursos, cuando se mezclen en términos más equitativos con los hombres, cuando se exciten a la empresa y se desarrollen en sus intelectos; cuando, en una palabra, se diseña un nuevo tipo de vida a través de la libertad, que podemos recuperar el terreno perdido de la virtud, junto con las ventajas de la edad más avanzada.”

En 1872 Woodhull inició su campaña como candidata para presidenta de los Estados Unidos y por otro lado su propuesta sobre el amor libre, lo que acongojaron a grupos de estadunidenses ocasionando rumores negativos a su candidatura. Atacó por medio de su revista a Henry Ward Beecher, y fueron demandadas por “emitir una publicación obscena” y, fueron encarceladas (con su hermana), pero el tribunal las encontró inocentes de la difamación y fueron puestas en libertad.

Se trasladó a Inglaterra en 1877, donde se estableció y pasó el resto de su vida escribiendo libros, publicó el Humanitarian, revista donde escribió junto con su hija de 1892 a 1910. Falleció el 10 de junio de 1927.

Comentarios